Un joven de 22 años fue escrachado en las redes sociales acusado de conducir en estado de ebriedad y de estafar a sus amigos, a quienes les habría robado los datos de las tarjetas bancarias para hacer gastos.

El acusado es identificado como Gonzalo Nahuel Costilla, de 22 años. El joven es de la provincia de Tucumán, pero vive en la ciudad de Buenos Aires sobre calle Las Heras. En las últimas horas trascendieron dos videos en las redes sociales que lo muestran conduciendo de manera imprudente cerca del local Puerto Soho, en el barrio porteño de Palermo, y por Costanera, donde habría causado incidentes.

Por si esto fuera poco, Costilla es acusado por sus exs migos de estafarlos bajo el modus operandi de tomarles fotos a sus tarjetas bancarias sin que se den cuenta para luego hace uso de ellas.

Incluso a uno de sus amigos le habría gastado 150 mil pesos. En diálogo con Crónica HD, Leandro Martínez, ex amigo de Costilla, y presunta víctima de una de sus estafas remarcó que "el cool de Palermo", "es un chico que no tiene control de sí", y lo describíó como "un animalito, que es borracho y violento con las mujeres".

En ese sentido, expresó que "era muy muy amigo de Costilla", con quien "salía todos los días", hasta que este tuvo una "actitud horrible" con él, dijo Martínez. "Me robó plata", sentenció el entrevistado.

"Empezó a comprar de todo con mi tarjeta, nafta para el auto, hasta paquetes de avión", dijo Martínez. La suma gastada ascendería a "más de 70 mil pesos".

Además, un usuario en las redes sociales escrachó a Costilla en un video en el que arrobo a la Agencia Nacional de Seguridad Vial (Ansv). Cuando el organismo vio la imagen tomó la decisión de inhibirle la licencia de conducir, de manera que en las últimas horas "el cool de Palermo", está suspendido y no puede manejar hasta presentarse ante el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y rendir el examen nuevamente.

Tras los escraches en redes sociales, y las presuntas denuncias, en las últimas horas trascendió un audio de voz, que correspondería a Costilla. En el mismo, el joven de 22 años parece demostrar poca importancia a las acusaciones que lo señalan como autor de ciertas infracciones. Cabe destacar que en una ocasión hace unos años atrás atropelló a un perro por conducir borracho.

"Quedate tranquilo, ahora estoy ocupado solucionando mis problemas con mis abogados, porque tengo muy buenos abogados, por suerte. Y supuestamente tengo denuncias, pero a mí no me llegó nada, entonces estoy súper tranquilo rey. Todo el mundo amenaza y amenaza, pero el que actúa soy yo porque tengo muy buenos abogados y un muy buen poder económico para afrontar todo lo que haga falta. Así que nada, suerte. Fíjate quien soy", dice la grabación que no causa más que indignación. 

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios