Un taxista de la ciudad de Rosario fue imputado como integrante de una banda que lidera un preso que desde la cárcel, dirigía y organizaba ventas de drogas al menudeo y prestaba “servicios de sicariato, al revelarse que hacía “inteligencia” desde su auto a un "testigo protegido" al que seguían para matarlo.

El líder organizaba la banda desde la prisión Piñero en Rosario. (La Capital)

Los detalles de la función que tenía Jorge Inocencio Ojeda dentro de la banda, se conocieron en las últimas horas de este martes,  durante la audiencia judicial en la que fueron imputados con prisión preventiva los 12 miembros de la organización delictiva, dirigida por un joven condenado por homicidio llamado Alejandro Isaías Nuñez, alias “Chucky Monedita”.

Los fiscales Pablo Socca y Valeria Haurigot aseguraron que el taxista Ojeda era el "datero" de la banda, y le aportaba a "Chucky Monedita" fotos, videos e información sobre un "testigo protegido" de una causa contra un jefe narco, al que planeaban asesinar.

Parte de los chats que evidenciaron el plan y los datos aportados a la banda por el taxista que hacía "trabajo de inteligencia" (Carlos Paz Vivo)


Desde la cárcel santafesina de Piñero,  “Chuky Monedita”, administraba y dirigía una red de puntos de venta de drogas al menudeo, organizaba usurpaciones de viviendas y planificaba balaceras, muchas de ellas contra competidores dentro del negocio narco, según determinaron las investigaciones. 

Desde fines de octubre del año pasado que una investigación se viene llevando adelante luego de que en un control policial de rutina, Jonatan Ribles fue detenido con una pistola calibre 9 milímetros, una moto con pedido de secuestro y un teléfono celular.

Fue la pericia sobre el teléfono móvil lo que dejó al descubierto la existencia de la banda liderada por "Chuky Monedita" donde también se descubrió el "trabajo" que estaba realizando el taxista desde su auto. 

De esta misma forma, quedó en evidencia la planificación llevada adelante para matar a Carlos Arguelles, un mecánico que formó parte de la banda narco liderada por el rosarino Esteban Alvarado y que luego se convirtió en testigo protegido al declarar en su contra.

La pesquisa evidenció que entre el 26 y el 28 de octubre pasado. Ojeda siguió con su taxi de cerca los movimientos de Arguelles por varios puntos de Rosario.

Toda la información que obtenía con su seguimiento la comunicaba al teléfono de “Chuky Monedita” en forma de datos, fotos y videos, los cuales a su vez eran enviadas al celular de Ribles, quien era el sicario contratado por Núñez para matar al testigo protegido Arguelles.

Con estos datos, los fiscales acusaron al conductor del auto de alquiler de “colaborar en la logística de los atentados con armas de fuego, realizando tareas de inteligencia y seguimiento de las victimas, aprovechando su condición de taxista para realizar esas tareas en la vía pública sin llamar la atención, y reportando cada uno de sus movimientos al líder de la organización y a los encargados de concretar esos atentados”.


El 27 de octubre, el taxista siguió a Arguelles cerca de su domicilio por más de 15 cuadras y anotó el itinerario y los horarios de todos sus movimientos.

Yo lo seguí como más de 15 cuadras, lo seguí yo al auto, ya te digo me agarró el semáforo, mucho tránsito a esta hora", informaba el taxista en el teléfono de Ribles, mientras se quejaba por haber perdido el objetivo: “ Y se me fue a la mierda, se me fue”.

En otros mensajes que forman parte de la investigación,  queda al descubierto la frustración del presunto sicario, Ribles, por no poder dar con el testigo, al señalar que “ este viejo hijo de puta es incansable, se me va para todos lados”, mientras indicaban  que tenía custodia de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), lo que obstaculizaba el asesinato.

El tiro era de estar cerca apenas te avise y tac”, escribió el taxista, lamentándose en otro mensaje porque el “ gatillero” no se encontraba en el momento y en el lugar para lograr el plan. 

El objetivo de la banda era el   testigo de la causa de Esteban Alvarado, quien cayó en un complejo de cabañas de Río Tercero en febrero pasado. (La Capital)


El 28 de enero último, Arguelles fue atacado a balazos desde otro auto cuando conducía su EcoSport junto a su familia en Gaboto al 5500, en la zona sur de Rosario, aunque los disparos impactaron sobre el vehículo y no hubo heridos. 


Fue la propia víctima la que relacionó el ataque con su condición de testigo en la causa que se le sigue a Esteban Alvarado, en la que el mecánico está imputado como presunto testaferro del líder narco.

Para los fiscales que están detrás de la banda de “Chucky Monedita”,  el plan para matar a Arguelles fue ideado por otro preso en la cárcel de Piñero que comparte pabellón con él, y que está sindicado como el jefe de los sicarios de Alvarado.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Fuente: Télam

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Ver más productos