Esta situación tuvo lugar en el cruce de las calles 24 y 847, de la localidad de San Francisco Solano, partido de Quilmes, cuando un joven intentó robarle el teléfono celular a una madre que llevaba a su pequeño hijo en brazos, y en esos momentos evitaron el ataque un grupo de vecinos y transeúntes que rápidamente comenzaron a golpear e insultar al ladrón, al tiempo que lo agarraban cuando pretendía escapar y recién dejando de lincharlo cuando llegó la policía.