Por Matías Resano
mresano@cronica.com.ar

La agradable, e incluso envidiable, tranquilidad que caracteriza habitualmente a San Miguel del Monte perdió su rol protagónico en manos de la conmoción, la impotencia y el dolor que generó en cada rincón del pueblo las evitables muertes de Aníbal, Camila, Danilo y Gonzalo. Nombres propios que por estas horas estremecen a cada vecino del lugar.

Justamente ellos son el suficiente motivo de los encuentros que se suceden en la Plaza Alsina ubicada frente a la Municipalidad. El grito de "Justicia" hecho añicos partió desde allí, llegó a la laguna, continuó en cada calle de Monte y salió por Ruta 3 hacia todo el país. En la panadería, en la casa de pastas, o en el almacén, y en cada uno de los hogares, todos se sienten ser parte de las familias Sansone, López, Domínguez y Suárez, por un lado porque comparten la angustia y la indignación, y por el otro, porque no hay nadie que no asegure haber conocido a cada uno de los chicos.

El grito de "Justicia" hecho añicos partió desde allí, llegó a la laguna, continuó en cada calle de Monte y salió por Ruta 3 hacia todo el país.

A su vez, siguen de cerca la evolución de Rocío, y recaudan el dinero necesario para trasladar los restos de Aníbal a su Misiones natal. San Miguel del Monte implora por la verdad para que vuelva a ser esa ciudad tranquila, amena y atractiva que era motivo de orgullo de todos sus habitantes, incluso de Danilo, Aníbal, Camila, Rocío y Gonzalo. Sus víctimas.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Juan Pablo II, Papa

La Iglesia recuerda a San Juan Pablo II, Papa

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos