El Servicio Penitenciario elevó a la Justicia bonaerense un informe que complica la situación de "El Pepo". El cantante de cumbia está en prisión domiciliaria por homicidio culposo agravado, en la causa por el accidente automovilístico que protagonizó en 2019 y en el que fallecieron dos de sus acompañantes.

De acuerdo al resumen elevado por la Dirección de Monitoreo Electrónico al Juzgado en lo Correccional número 3, de Dolores (que fue publicado por el portal Teleshow), en los últimos dos años y medio el cantante no atendió los llamados telefónicos de control en por lo menos 41 ocasiones. En otras tres fue encontrado fuera del perímetro en el que debía permanecer.

Además se registraron tres episodios de "corte o apertura de tobillera electrónica", los días 26 de junio y 16 de octubre de 2020 y el 22 de abril de 2021. Sin embargo, los controles posteriores a esos incidentes no mostraron que el dispositivo presentara daños visibles.

 

 

En función de esos informes, y a pedido de los letrados que representan a las familias de las víctimas, el juzgado revocó los permisos laborales transitorias de que gozaba "El Pepo". El beneficio había sido concedido en septiembre del año pasado, aunque en la práctica no llegó a materializarse porque el procesado no retomó su actividad artística.

 

¿Cuál es la situación de "El Pepo"?

 

Rubén Castiñeiras (tal el nombre del cantante) purga prisión domiciliaria por "homicidio culposo séxtuplemente agravado por la conducción imprudente, negligente y antirreglamentaria de un vehículo con motor, conducir bajo los efectos de estupefacientes y alcohol en sangre, a un exceso de velocidad de más de 30 km/h. de la velocidad máxima permitida en el lugar, por mediar culpa temeraria y por ser más de una las víctimas fatales".

El músico conducía una camioneta por la ruta 63, a la altura de Dolores. El vehículo volcó y en el accidente fallecieron el trompetista Ignacio Abosaleh y el asistente Nicolás Carabajal. De acuerdo a las pericias, Castiñeiras dio positivo de marihuana y cocaína en sangre. Además quedó acreditado que conducía a 139 kilómetros por hora en un tramo en el que la velocidad máxima era de 80.

En noviembre del año pasado, en un juicio abreviado, "El Pepo" fue condenado a cuatro años y nueve meses de prisión. También le fue concedido el beneficio de la prisión domiciliaria y las salidas con fines de laborales, que ahora le fueron revocadas.

Ver comentarios