Cristian "Pity" Álvarez llegó al barrio porteño de Villa Lugano vestido con una camiseta gris y una chaqueta de todos colores, gorro de lana azul y anteojos de sol de marco blanco.

Poco antes de ingresar a la seccional 52 de Villa Lugano, el rockero habló con los medios y afirmó: "lo maté porque era él o yo". Al justificar el asesinato de Díaz, Álvarez dijo que "cualquier animal haría lo mismo""Creo que soy inocente", agregó "Pity"
Álvarez. Se excusó por el crimen que cometió.

"Lo maté porque si no me iba a matar él", destacó el líder de la banda "Viejas Locas", quien arribó al lugar acompañado por su abogado, Sebastián Queijeiro.

"Sí, yo fui el que disparó y no vengo a declarar, vengo a decir lo que pasó", manifestó Álvarez antes de ingresar a la sede policial. 

Consultado por el motivo por el cual agredió a la víctima, "Pity" remarcó que "no era tema de drogas" y aclaró: "No éramos amigos". Además, el músico aseguró que Díaz  "era un pibe que choreaba"

Así llegaba el Pity

 


El cantante se durmió en la comisaría