La mujer y sus dos hijos de 24 y 26 años que habían sido detenidos en la ciudad de Bahía Blanca acusados de haber torturado y abusado sexualmente de dos mujeres en su casa durante varios meses, se negaron a declarar este mediodía ante el fiscal de la causa y permanecerán detenidos, informaron fuentes judiciales.

Se trata de María Esther Llanos (65) y sus hijos Fernando Rubén (26) y Gonzalo Leonardo Benítez (24), quienes fueron trasladados esta mañana a la sede de la Unidad Fiscal a cargo de Marcelo Romero Jardín ubicada en la calle Estomba 127, en el centro de la ciudad.

Fuentes judiciales señalaron que tanto la madre como los dos hermanos fueron asesorados por un defensor oficial que les recomendó negarse a declarar.

Los tres imputados están acusados de los delitos de “privación ilegal de la libertad, lesiones graves y o tentativa de homicidio agravada (femicidio), reducción a la servidumbre, abuso sexual e infracción a la ley 14346 (malos tratos y crueldad de los animales)”.

Los investigadores aseguraron que el fiscal analizaba la posibilidad de recibir en las próximas horas del testimonio de las dos víctimas del hecho, aunque todo dependerá de la evolución de las mismas ya que permanecen internadas.

Una de las jóvenes, de 18 años, quien se encontraba desde la víspera en terapia intensiva del Hospital Interzonal de Agudos “José Penna” pasará en las próximas horas a una sala común debido a su evolución.

El jefe de la unidad de Terapia Intensiva de dicho centro asistencial, Edgardo Ibáñez, indicó hoy que “la evolución de la joven ha sido favorable, está lucida y ayer se repitió una tomografía de un hematoma en el cráneo en donde evolucionó favorablemente”.

‘La paciente está en condiciones de salir de terapia intensiva”, agregó Ibáñez, quien dijo que “continuará con las curaciones de las heridas que tiene en su cuerpo, como en las piernas donde tenía mordeduras más severas”.

En tanto que la otra mujer, de 23 años, permanecía en el Hospital Municipal “Leónidas Lucero” en terapia intensiva debido a una insuficiencia renal.

En un parte médico, el centro asistencial municipal indicó que la paciente “está estable, está despierta en terapia intensiva y se evalúa si será sometida a diálisis por una insuficiencia renal con la que llegó al hospital”.

Los hechos fueron descubiertos en la tarde del lunes cuando una de las víctimas de 18 años logró escapar de la vivienda de la familia Benítez, ubicada en Güemes al 3700, y se dirigió a la casa de su madre, a quien le contó que había estado secuestrada y que había sido abusada.

Debido a la gravedad de las heridas que presentaba, la joven fue llevada por su madre al Hospital Interzonal de Agudos “José Penna”, donde quedó internada en terapia intensiva y posteriormente debido a la evolución pasará en las próximas horas a una sala común donde continuará con su recuperación.

Según se indicó, antes de perder conocimiento, la chica logró contarle el lugar donde fue abusada y el nombre del autor, llamado Fernando Benítez, por lo que se dispuso un allanamiento.

Casi al mismo tiempo en que la Policía llegó a la casa, la madre de los hermanos llamó al 911 para asegurar que en el patio había “una chica mordida por perros”, ante la sospecha de que la joven que había logrado huir, los iba a denunciar.

Luego los policías ingresaron y detuvieron a la familia y hallaron a una mujer de 26 años tirada en el patio de la vivienda con lesiones en todo su cuerpo.

La mujer debió ser trasladada al Hospital Municipal de Bahía Blanca donde también se encuentra internada en terapia intensiva.

Con el transcurrir de las horas los investigadores tomaron conocimiento de otros casos de mujeres que fueron víctimas en episodios que ocurrieron en la vivienda que habitaba junto a su madre y hermano del barrio Latino de Bahía Blanca.

Fuente: Télam