Juan Percowicz tiene 84 años y fue identificado como el líder de la secta de Villa Crespo, desbaratada por la Policía Federal el viernes,  acusada de trata de persona, lavado de activos y ejercicio ilegal de la medicina, entre otros cargos. El magnate millonario quedó detenido en el marco de 50 allanamientos que se realizaron esta madrugada, con el objetivo de desmantelar la organización internacional que operaba desde el barrio de Villa Crespo, y que contaba con una sede en Estados de Unidos. 

Percowicz utiliza un bastón para caminar, figura como afiliado del PAMI y vive en un lujoso country en Benavídez; se hacía llamar “El Maestro” o “El Ángel” y era una de las personas de mayor poder dentro de la estructura de la organización conocida como “la escuela del cuarto camino”, “sociedad anónima” o “BA Group”. La secta prometía “mejoras espirituales” o "curas milagrosas" para captar a sus víctimas y reducirlas a la servidumbre o, en algunos casos, ofrecer servicios sexuales a “personas de poder”. 

Según determinó la justicia porteña, Juan Percowicz fue investigado por primera vez en 1993, cuando coordinaba la Escuela de Yoga de Buenos Aires (EYBA). En ese entonces, se lo acusó de cargos similares a los que enfrenta ahora: captación de víctimas para su explotación sexual bajo la excusa de una sanación espiritual bajo la fachada del centro de yoga. 

 

La causa en cuestión pasó por tres jueces y finalmente fue desestimada por falta de mérito: los diplomados fueron Mariano Bergés, quien se excusó luego de que los acusados promovieran su juicio político, Roberto Murature y Julio Corvalán de la Colina. Eventualmente, la Justicia consideró que no había méritos para procesar ni sobreseer a los imputados por los delitos de estafa, hurto y abuso de mayores por los que fueron investigados, aunque la causa sigue abierta por reducción a la servidumbre.

Dinero y objetos de valor secuestrados en el operativo de Villa Crespo. (Foto: Policía)

En 1999, Corvalán de la Colina admitió como querellantes a los padres de dos alumnas de la Escuela de Yoga, María Verónica Cané (27) y María Valeria Llamas (30). Sin embargo, la causa no avanzó.

Tres años después, Percowicz terminó procesado por hurto calificado y con un embargo de 150.000 pesos. luego de que el juez Roberto Murature, quien tenía a cargo la investigación, considerara que "El Ángel" desvalijó, junto con su hijo, el departamento de la psicóloga y vicepresidenta de la Fundación Susana Schiavi, luego de que la mujer muriera en un accidente de tránsito.

Por otro lado, “El Maestro” también fue denunciado en otras oportunidades por Pablo Salum, primera víctima infantil de la secta desbaratada por la Policía y fundador de la Red LibreMentes y promotor de una ley antisectas.

"Juan Percovich y su hijo Marcelo Guerra, encargados de la organización, captaron a políticos, famosos, gente de los derechos humanos, con lo cual está probado en la causa anterior, intercambiaban favores sexuales con gente de la organización, entre ellas mi mamá y mi hermana”, señaló Salum en una entrevista.

Percowicz fue arrestado el sábado por la madrugada por efectivos del Departamento de Trata de Personas de la Superintendencia de Investigaciones Federales de la PFA, en uno de sus domicilios ubicado en el country Barrio Santa Clara, en la localidad bonaerense de Benavidez. En el operativo, los policías secuestraron dólares, pesos, joyas, alhajas, medallas de oro y una camioneta Ford Bronco de alta gama con un valor de mercado cercano a los $9 millones.

 

La lujosa camioneta que pertenecía al líder de la secta valuada en $9 millones de dólares

 

Con lo que respecta al resto de los involucrados, los allanamientos derivaron en la detención de otros 23 sospechosos, algunos de ellos capturados en el aeropuerto de Ezeiza cuando estaban a punto de fugarse, como la detenida Marcela Sorkin. El expediente quedó en manos de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX) y del Juzgado Federal Nº4, cuyo titular es el juez Ariel Lijo, quien libró órdenes de captura internacional para otros miembros de la banda que se encuentran prófugos.

En resumen, “El Ángel” está acusado de captar a sus víctimas bajo falsas promesas de curación milagrosa, como terminar con “los males del SIDA y las drogas” y “buscar el desarrollo de la felicidad. También ofrecía tratamientos “médicos” que hacían en sus “clínicas”, con el propósito fundamental de obtener dinero, influencias y “coberturas” para sus líderes. 

Algunos de los videos pornográficos incautados durante los allanamientos en Villa Crespo

También se dedicarían a realizar "curas de sueño" consistentes en "empastillar a los fieles" de la organización para dormirlos durante días como forma de castigo, y a otras personas captadas en el extranjero a quienes daban un supuesto tratamiento contra las drogas, de acuerdo a la investigación. 

La Justicia sostuvo que el dinero obtenido de la explotación de sus "alumnos" de la Escuela de Yoga Buenos Ares (EYBA) y "pacientes" de la clínica denominada "CMI Abasto", ingresaría al circuito legal mediante inmobiliarias y una escribanía que posee la organización en Argentina y a distintas fundaciones creadas en los Estados Unidos.

Ese movimiento en la secta generaría un flujo constante de divisas extranjeras para la organización, "siendo su cara pública y lega para dichas finalidades la empresa BA GROUP", de acuerdo a la investigación. Los investigadores indicaron que la Embajada de Estados Unidos colaboró con la Justicia, aportando información, y se puso en conocimiento a las autoridades sobre posibles actividades ilícitas en ese país.

En estos momentos, Juan Percowicz espera encerrado en un calabozo que sea llamado a declarar por la larga listas de delitos que se le imputaron.

Ver comentarios