Cuatro muertos es el saldo que dejó un terrible accidente aéreo que tuvo lugar en la localidad de Río GrandeTierra del Fuego, donde un avión sanitario cayó por causas que aún son materia de investigación. Sin embargo, el trágico episodio envuelve un milagro, es que minutos antes que se produzca la brutal caída, de la aeronave había descendido en el aeropuerto local un bebé de cuatro meses junto a sus padres.

La aeronave Learjet 35A, operada por la empresa Flying America S.A. había despegado a las 8.45 del aeropuerto de San Fernando, en la provincia de Buenos Aires, y había hecho una escala en Comodoro Rivadavia antes de emprender su destino a Río Grande, donde dejaron al pequeño y a sus padres que habían viajado un mes antes a Buenos Aires para tratar un cuadro de botulismo del menor. 

“Estaba mucho mejor y por eso regresaban para acá, la familia es de Tierra del Fuego, y el bebé estaba por terminar su tratamiento acá en Río Grande”, explicaron fuentes sanitarias.

Una vez que los tripulantes descendieron de la nave, la misma con los cuatro ocupantes se preparaba para despegar y regresar a Buenos Aires, cuando se produjo la caída, que provocó que el avión se estrelle en el sector militar del aeropuerto de Río Grande.

Quiénes son las víctimas fatales

“En carrera de despegue se accidentó, impactando en el sector de la base aeronaval”, indicaron en el primer parte sobre el accidente fatal en el que fallecieron las cuatro personas que se encontraban a bordo: un médico, una enfermera, el piloto y su copiloto.

Las víctimas mortales fueron identificadas como Walter Arregui, María Alejandra Canels y Pablo Zalazar. El nombre del cuarto fallecido aún no trascendió.

Por su parte, el pequeño y sus padres se encuentran en la Clínica Cemep, situada en la calle 20 de Junio 815, de Río Grande.

El avión que protagonizó el trágico accidente era un LearJet, matrícula LV-BPA, operado por la empresa Flying America S.A. La firma áerea, había sido contratada por la AFA y por la Copa América.

 
Ver comentarios