Comenzó el juicio contra los acusados de violar a Paula Martinez en 2016 en Florencio Varela. Ella no llegó al debate, se suicidó en diciembre del año pasado. Será leído el testimonio que dio durante la instrucción. Hoy declaran, su abuelo y su padrastro como testigos de lo que ella vivió aquel día y todos estos años. El fin de semana los familiares denunciaron amenazas.

El juicio se lleva adelane en el Tribunal Oral 4 de Quilmes.  El el banquillo de lo acusados están Gustavo Carbonell, Diego Domínguez (ex Guardia Comunal), Gonzalo Sandoval, Guillermo Chávez por abuso sexual con acceso carnal agravado por la participación de dos o más personas. Ellos matienen que son inocentes. Y hay un prófugo Mauro Nair Goncalves por el que se ofrece una recompensa de 4 millones de pesos para quien aporte algún dato sobre su paradero.

La recompensa ofrecida por el Gobierno de la provincia de Buenos Aires.

El 10 de diciembre de 2016 Paula, que tenía 18 años, había ido a una fiesta invitada por una conocida frente a su casa. No tenía muchas ganas, pero finalmente aceptó ir.  Tomó un trago que le ofrecieron y cuando recuperó la consciencia había sido violada por un grupo de hombres.

Según podía recordar la habían subido a una camioneta traffic con varios hombres en su interior y la llevaron hasta una vivienda cercana. En ese departamento abusaron de ella.

Paula luchó durante cinco años para llegar al juicio. Denunció hostigamiento y amenazas de los familiares de los detenidos que son todos del barrio.  Eran más de 30 denuncias según ella había dicho publicamente y afirmó que era "inhumano" vivir así, que ella estaba presa en su propia casa. 

Tenía tres hijos. Ella había empezado a cortarse, tuvo intentos de suicidio, incluso una internación en el hospital psiquiátrico Melchor Romero. Todo esto la Justicia lo sabía. Los chicos vivían con el papá, pero estaba en permanete contacto con ellos. En dicimbre de 2021 su mamá la encontró ahorcada en el living de su casa.  Tenía 23 años.

Exigimos una condena ejemplar para los abusadores y torturadores de Paula mediante un juicio con perspectiva de género. ¡Basta de violaciones grupales!”, dijo en conferencia de prensa Sandra acompañada por Romina Doncel, especialista en trata de personas y violencia de género, coordinadora del equipo de profesionales que interviene. 

“El día sábado la familia de uno de los imputados (Chávez) rompe la restricción perimetral y se acerca a 20 metros de la casa de los hijos de Paula, como modo de hostigamiento y amenaza. La situación es crítica. La familia de Paula está amenazada”, dice el comunicado difundido por Doncel.

La mamá reclama que se deje de revictimizar la memoria de Paula y dialogo con Cronica.com.ar la semana pasada sostuvo que lo que su hija quería era la pena máxima para que no le pase a otras chicas lo que ella tuvo que padecer. 

Sandra recordó que Paula sabía que mientras la atacaban filmaron todo pero que ese video nunca apareció.

Cuando incialmente hizo la denuncia no le creyeron, no le hicieron el protocolo por violación. La ropa recién fue periciada cuando cambió el fiscal. 

 

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

 

 

 

 

 

 

Ver comentarios