Unas doscientas personas que habían tomado unos terrenos pertenecientes al frigorífico Penta, ubicado en la localidad bonaerense de Bernal, fueron desalojadas con balas de goma y gases lacrimógenos por la Policía Bonaerense.

En pocos minutos hubo una batalla campal en las calles porque los ocupas resistieron el embate policial arrojándoles piedras, palos y otros objetos contundentes. Hubo más de diez detenidos.

En la noche del jueves muchas mujeres con niños y bebés volvieron a tomar el predio, generándose momentos de extrema tensión. El predio está ubicado en la avenida Lamadrid entre Camino General Belgrano y arroyo Las Piedras, donde unas doscientas personas provenientes de asentamientos habían levantado carpas para radicarse allí. 

Ante esta situación, la Justicia de Quilmes -a través del fiscal Leonardo Sarra- determinó levantar la toma de tierras pertenecientes al frigorífico Penta, por lo que se dispuso un gran operativo que incluyó a la Policía Bonaerense, el GAD, Patrulla Urbana y personal de Tránsito. Mientras la fuerza policial se alistaba para el desalojo, los manifestantes quemaron neumáticos como forma de protesta.

De acuerdo con lo informado por la radio FMQ (en el 93.5 del dial), el lunes a la noche varias familias provenientes de barrios como La Cañada y Matera llegaron al lugar con la intención de radicarse allí, pero fueron desalojados por la policía sin que opusieran resistencia. Pero unas horas después arribaron más de 150 personas que al superar en número a la custodia policial del predio no tuvieron problemas en  acampar. 

La policía debió actuar utilizando balas de goma y gases lacrimógenos, mientras los ocupas les arrojaban piedras y palos, entre otros elementos contundentes.

Durante largos minutos reinó la tensión por las calles de Bernal, donde los vecinos fueron testigos de una batalla campal.