Fueron demorados en viviendas de Moreno, Ituzaingó y Morón.

Tres adolescentes y el padre de una menor fueron demorados en el Gran Buenos Aires acusados de realizar al menos 13 amenazas de bomba a escuelas del oeste y sur del conurbano, mientras el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, afirmó que la Provincia demandará civilmente a padres de alumnos responsables de intimidaciones.

Los menores de 11, 13 y 17 años fueron demorados por la Policía Bonaerense en operativos realizados en las últimas horas en viviendas de Moreno, Ituzaingó y Morón, donde se secuestraron 10 teléfonos celulares, al parecer usados para realizar las amenazas, informaron fuentes de la fuerza.

El adolescente de 17 años está sospechado de realizar al menos cuatro amenazas de bomba al colegio Jefferson de Ituzaingó y el 562 de Moreno, mientras que el de 13 está acusado de amenazar al J. B. Alberdi, de Santa Rosa, donde es alumno, el Arias de Castelar Norte y el Colegio Americano.

"Tenemos verificadas al menos siete amenazas", dijo uno de los investigadores respecto de las intimidaciones adjudicadas al menor de 13 años.

 

 

 

 


El niño de 11 años, en tanto, está acusado de llamar al menos dos veces al colegio al que concurre, la Escuela Técnica 2 de Moreno, y la causa se tramita en el Juzgado Federal 3 de Morón.

En el marco de una causa caratulada como "intimidación pública", la policía demoró en la zona sur del conurbano a un hombre de 42 años, padre de una adolescente de 14, que habría usado el celular para realizar amenazas de bomba.

Ese procedimiento se concretó en una vivienda de Barrio Parque, ubicada en avenida de la Plata al 4700 de Quilmes, donde se secuestró un teléfono móvil con el que se habría alertado sobre la existencia de artefacto explosivo en el Colegio San Clemente, ubicado en San Mauro entre 390 y 391 de esa localidad.

En esa causa interviene la UFI 7, del Departamento Judicial de Quilmes, mientras que el intendente de Tres Febrero, Diego Valenzuela, confirmó en declaraciones a radio Provincia que en ese distrito hay 18 casos identificados por amenazas de bombas a escuelas.

El ministro de Seguridad bonaerense aseguró este miércoles que "ya hay mucha gente con proceso penal abierto" por amenazas de bomba a escuelas y confirmó que la provincia demandará civilmente a los padres de los alumnos responsables de las intimidaciones.

El funcionario ratificó que "son 120" las causas que se sustancian por amenazas a colegios y sostuvo que esos procesos corresponden "tanto en el orden federal como en el provincial".

"Este martes, más de 12 lugares distintos con chicos fueron allanados. Hay lugares con mayores que están siendo allanados también",  destacó Ritondo en declaraciones a radio La Red.

El ministro confirmó que las "causas que aglutinaban llamados (con intimidaciones) son 120, tanto en el orden federal, como en el provincial".

"Y vamos a empezar, desde la provincia, a ir en una causa civil contra los padres para que se hagan responsables", acotó.

Ritondo destacó, en ese sentido, que "lo que le cuesta al Estado estas cosas que creen que son una broma, es muchísimo".

El gobierno bonaerense había advertido el viernes que promoverá demandas por "daños y perjuicios" contra los padres de alumnos que realicen amenazas de bomba a escuelas, luego de constatarse que en septiembre se reportaron más de 2.400 hechos intimidatorios de este tipo.