El presidente Mauricio Macri y su sucesor, Alberto Fernández, hablaron en la noche del domingo por teléfono durante varios minutos para analizar la delicada situación de Bolivia después de la renuncia de Evo Morales por la crisis política que atraviesa ese país. La conversación se desarrolló en tono amable y en ella Fernández habría sugerido a Macri que se le brinde "ayuda y asistencia" a los políticos bolivianos, incluido Morales, que eventualmente pidan asilo, por ejemplo en la embajada argentina en La Paz.

La comunicación se dio en medio de insistentes versiones acerca de un posible pedido de asilo político del dirigente de origen aymara, que arreciaron cuando este domingo dejó la ciudad paceña, aunque luego se supo que estaba en Cochabamba, desde donde anunció su dimisión después de un pedido de, entre otros sectores, las Fuerzas Armadas y de Seguridad.

Fernández, como todo el abanico político latinoamericano de centroizquierda, considera que lo ocurrido en Bolivia es un "golpe de Estado", mientras el gobierno de Macri evalúa que fue una consecuencia institucional a partir de decisiones del propio Morales, aunque reivindica una salida pacífica y democrática.

Ver más productos

Santa Cecilia, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Cecilia de Roma

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos