El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, aseguró que "la oposición se transformó en un espacio que rejunta aserrín con pan rallado" y sostuvo que ""la mayor parte de la dirigencia de la derecha no puede dar" las discusiones que la política y la sociedad necesitan hoy en día.

"Con el advenimiento del macrismo y a caballo de las discusiones que la mayor parte de la dirigencia de la derecha no puede dar, nace un estilo político epistolar firmado por intelectuales como Beatriz Sarlo, Juan José Sebreli, Alfredo Casero, Daniel Sabsay, Juan Acosta, Luis Brandoni y el Dipy, solo por echar lista a algunos, conformando un espacio que rejunta aserrín con pan rallado", dijo Fernández.

Las reflexiones fueron hechas durante una charla en recuerdo de Arturo Jauretche, en el ciclo "Miradas con Historia" que se realiza en la sede de la Sindicatura General de la Nación (Sigen), con organización conjunta de ese organismo y la Sociedad Argentina de Escritores (SADE).

Fenández opinó que Jauretche "con la humildad y la virtud como herramienta, afrontaba la soberbia de la superestructura cultural rescatando los saberes y pareceres populares, a la vez que planteaba una transmisión simple pero cargada de significantes. Cada idea suya hoy cobra más fuerza que nunca, y parafraseando una vieja cumbia de los Wawanco, la cosecha de zonceras nunca se acaba".

Asimismo, apuntó que "lo llamativo y lo trágico en realidad es que toda la gran desinformación que hoy existe, es provocada en individuos hiperinformados, lo que de alguna manera fue advertido por el apotegma jauretcheano".

"Luego aparecen los medios preocupados en entender por qué el Presidente tiene un perro en lugar de un carpincho, si Guzmán juega mejor al tenis o a las bochas o si el color de los barbijos que usa la ministra de Salud es el que mejor le sienta al cutis
", señaló el funcionario.