Personal de la policía bonaerense comenzó este miércoles con el análisis de cámaras de seguridad privadas en la investigación por la explosión de un artefacto casero en el local de La Cámpora de Bahía Blanca.

Se trata de equipos de filmación privados ubicados en sectores aledaños al inmueble de la agrupación política ubicado en el cruce de las calles Donado y Beruti, lugar en el que en la madrugada del martes se registró una explosión en una de las ventanas y que posteriormente las pericias determinaron que se trató de un artefacto explosivo casero, sin que se registraran víctimas, pero sí importantes daños materiales.

La causa es llevada adelante por la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio (UFIJ) 8, a cargo de Marcelo Romero Jardín, quien, según se indicó, "una vez que cuente con diversas actuaciones la elevará al ámbito de a competencia federal".

"El fiscal aguardaba esta mañana distintas actuaciones, como informes y testimonios, entre otros, para luego completar a causa y poder elevarla posteriormente al fuero federal, quien será el encargado de continuar con la investigación", agregaron.

El trabajo de los peritos en Bahía Blanca

Los peritajes realizados en el frente del local donde también funciona el Frente de Todos determinaron que la detonación se produjo a partir de la colocación de un artefacto explosivo casero "con el poder suficiente para producir lesiones y daños a terceros".

Se trata de un informe preliminar que fue elaborado por integrantes de la División Explosivos de la Policía Bonaerense. El estudio detalló que "se desprende de los elementos en cuestión en su conjunto y debido al confinamiento de una cierta cantidad no precisada de un deflagrante (posiblemente pólvora) que arroja como consecuencia la detonación del envase por exceso de presión, siendo este metálico (posiblemente aluminio)".

Luego, el informe indicó: "Deduciendo que su sistema de iniciación sería eléctrico por los componentes hallados, no pudiendo determinar si es remoto inalámbrico o con temporizador (reloj)". Por último, se informó que los peritos llegaron a la conclusión que se trató de "un artefacto explosivo no reglamentario, con el poder suficiente para producir lesiones y daños a terceros".

En el lugar del hecho, los investigadores también hallaron panfletos anónimos e intimidatorios, los que fueron sumados al expediente judicial.  "Se investigan los delitos de estrago doloso por explosión, tenencia de bombas y materiales explosivos y organizaciones que tienen por objeto imponer ideas o combatir las ajenas por la fuerza o el temor", señalaron desde el Ministerio Público Fiscal.