El detenido ex vicepresidente de la Nación,  Amado Boudou pidió  declarar como testigo y ser aceptado querellante en la denuncia que investiga la difusión de las imágenes del día en que fue preso, al asegurar que fue "obligado a posar".

En un escrito de puño y letra redactado en la cárcel de Ezeiza y entregado por su abogado Eduardo Durañona en el juzgado que investiga los hechos, a cargo de Sebastián Ramos, Boudou aseguró que el 3 de noviembre pasado fue "obligado a posar" para las fotos.

Amado pidió ser querellante en la causa por la difusión de su imágenes.


"Fui obligado a posar en fotografías infamantes que fueron divulgadas a los medios de prensa", escribió el ex vicepresidente detenido por supuesto lavado de activos en el marco de la causa en su contra por enriquecimiento ilícito.

Por la difusión de esas imágenes, el fiscal federal Juan Pedro Zoni impulsó una investigación con imputaciones a los cuatro prefectos que estuvieron en el departamento de Boudou la mañana de su detención y pidió que se periten los teléfonos celulares que tenían en ese momento.

Además, refirió que, cuando les dijo que no era necesario que le tomen fotos ni lo filmaran, los encargados de su detención sostuvieron que cumplían órdenes y que respondieron al menos “ocho llamados” donde les hablaban del tema.

Por ello, Boudou pidió determinar de “dónde” provenían esas órdenes, además de solicitar al juez Ramos que lo acepte como querellante y lo convoque como testigo.

Boudou está preso desde el 3 de noviembre y el viernes último la Cámara Federal confirmó su detención hasta tanto concluyan medidas de prueba ordenadas tras implantarse el secreto de sumario.

Esta decisión del juez del caso, Ariel Lijo, fue tomada tras la declaración como imputado colaborador de otro acusado, Alejandro Vandenbroele.

Fuente: Télam