La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y el Secretario General de la Presidencia, Fernando De Andreis, expresaron este lunes sus condolencias ante el fallecimiento del diputado radical Héctor Olivares, y destacaron que los responsables, que ya están presos, deberían recibir la máxima pena para este tipo de delitos.

Así lo expresaron los funcionarios en conferencia de prensa desde Casa de Gobierno tras la reunión de gabinete nacional encabezada por el Presidente, al ser consultados por la eventual presencia de Mauricio Macri en el Congreso de la Nación donde serán velados esta tarde los restos del dirigente riojano previo a su traslado a La Rioja.

"En relación al velorio de Olivares, todo Cambiemos está ahí, al igual que todo el país. Hemos visto el pésame por parte de todos los bloques parlamentarios, al igual que el acompañamiento del Gobierno de La Rioja, que decretó duelo provincial, del mismo modo que lo hiciera el Presidente de la Nación a nivel nacional", sostuvo Bullrich, desde el Salón de los Pueblos Originarios.

La ministra señaló que "el país sufre el asesinato siniestro de un diputado nacional y de un funcionario" que ahora está "bajo investigación judicial" y con los "responsables de haber tirado presos" que deberán "cumplir las máximas condenas por el brutal doble asesinato". 

Por su parte, De Andreis destacó el "acompañamiento" del Gobierno a la familia del diputado nacional, a partir del primer contacto que hiciera el Presidente la semana pasada y "acompañándolos estos días, en contacto con el equipo de salud porteño que lo atendió" y ratificó que "todo el Gobierno y el Presidente están presentes y acompañando". 

Los restos del diputado Olivares, quien murió el último domingp por las graves heridas sufridas tras ser baleado el jueves desde un auto cuando caminaba por la Plaza del Congreso junto al asesor Miguel Yadón, quien falleció en el mismo ataque, serán velados esta tarde en la Cámara baja.

El velatorio tendrá lugar en el Salón de los Pasos Perdidos, y después de las 17 los restos del legislador radical serán trasladados a la provincia La Rioja, donde serán velados toda la noche en la sede de la Unión Cívica Radical, y mañana martes serán inhumados en la localidad de Villa Mazán.

Tras conocerse la muerte de Olivares, el presidente decretó dos días de duelo nacional, mientras que el gobernador riojano, Sergio Casas, dispuso duelo provincial por tres días.


El diputado nacional se encontraba internado desde la mañana del próximo jueves en el Hospital Ramos Mejía, al que llegó gravemente herido de un balazo tras el ataque registrado a las 6.51 de ese día mientras realizaba una habitual caminata junto a Yadón, quien murió en el acto tras recibir varios impactos.