Legisladores nacionales de bloques opositores interpelaron en el Congreso al ministro de Finanzas,  Luis Caputo, por el endeudamiento del país y también por sus vínculos con sociedades offshore, presuntamente no declaradas cuando asumió la función pública.

Esto se llevó a cabo en el Salón de las Provincias, del Senado, y el propio Caputo e inició el debate exponiendo durante 20 minutos un informe sobre la situación económica y la deuda externa contraída por Argentina ante la comisión que preside el peronista, José Mayans,.

En tanto, el primer cruce se produjo cuando se discutió sobre el modo de la indagatoria al ministro. Por un lado estaban el bloque de la oposición, el cual exigía que el hombre de Cambiemos responda 'pregunta a pregunta', mientras que del otro lado, optaban por la formulación por bloque; una especie de exposición total de preguntas para luego ser respondidas todas juntas. 

La disputa, en la que intervino el diputado Agustín Rossi a los gritos (aunque sin micrófono) y el diputado José Luis Gioja, debió ser dirimida mediante una votación, en la cual ganó la moción del jefe de los senadores de Cambiemos, Luis Naidenoff, quien propuso que se formulen todas las preguntas de los miembros de la comisión y que luego conteste el ministro Caputo.

La moción fue cuestionada por el FPV por considerar que, de esa forma, el funcionario no contestaría con precisión todas las preguntas. 

Como el FPV fue derrotado en la votación por 10 votos contra 9, Caputo escuchaba desde las 9.30 las preguntas de los miembros de la Bicameral y responderá luego todas las inquietudes juntas.

El primero en preguntar fue el diputado nacional y ex ministro de Economía del kirchnerismo, Axel Kicillof, quien enumeró al menos cinco preguntas que incluyeron el monto por la emisión de deuda y la presunta participación en empresas offshore. Aquí, hubo un fuerte cruce entre Kicillof y Caputo, que enardeció aun mas el recinto.

El diputado kirchnerista, que además es el secretario de la Comisión Bicameral interrogó sobre “cuánta deuda se emitió” y agregó: “¿Desde que ustedes está. cuál fue el crecimiento de la deuda neta? ¿Cuánto creció la deud. total en miles de millones de dólares?”.

Luego, le preguntó a Caputo “qué riesgos ve” sobre la deuda tomada por el Estado, frente a un escenario internacional en el que hay “guerra de divisas" y “dudas sobre la tasa de interés de Estados Unidos”.
 

 


Los argumentos de Luis Caputo

A su turno, el ministro de Finanzas ratificó que el gobierno nacional está intentando "sentar las bases para tener un crecimiento sostenido" pero advirtió que "75 años de desmanejos no se pueden solucionar en un año o dos" y que "no se le puede mentir a la gente" sobre esto.

Luego, rechazó las acusaciones opositoras de que asumió como funcionario para "favorecerse" y afirmó que, si "hubiera querido" beneficiarse, "se hubiera quedado en el sector privado" y que su comportamiento "como ciudadano" en torno al dólar futuro "es un buen ejemplo" de eso, ya que no ganó nada con esas operaciones, al exponer ante la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control de la Gestión de Contratación y de Pago de la Deuda.

En cuanto a las consultas expresadas por Kicillof, Caputo señaló que “en 2015, la deuda bruta subió en 80 mi. millones de dólares y la neta en 64 mil”, al tiempo que señaló que “dos de cada tres veces” que se emite se está “re financiand. deuda”.

“Me preguntaba qué riesgos veo en el tema del financiamiento. El riesgo esencialmente es la dependencia externa. Tenemos qu. tratar de reducir la dependencia del financiamiento externo. Estamos tratando de corregir esto. No es algo que va a cambiar d. un día para el otro”, agregó.

En respuesta a las preguntas sobre su supuesta vinculación con empresas offshore antes de ser funcionario, Caputo afirmó: “No tengo nada que ver con esas empresas. Todo lo que tengo lo tengo bien declarado en la Oficina Anticorrupción y en la AFIP”. En tanto, advirtió que “el tema de las offshore no es delito” y se trata de “una práctica común”, remarcó que el delito se da “cuando no se declara”, y sostuvo que tampoco puede declarar “una tenencia” que no es suya.

Respeto a la empresa Noctua, aclaró que sólo tiene “una tenencia accionaria nominal” que no tiene por qué “tener declarada” ya que eso no lo convierte “en propietario”.

"Soy un tenedor fiducidario en confianza de otra persona”, amplió, y dijo que se presentó en la Justicia para que se “acelere la investigación” y se pruebe que no cometió delito.

Respecto a la deuda, afirmó que la contraída con el sector privado y organismos multilaterales “es la más baja de la región”, y es de “un 30 por ciento del producto”, y declaró que “el perfil de la deuda argentina tiene algunas fortalezas fundamentales”, como el hecho de que “el plazo de financiamiento es largo”.

Para finalizar su exposición, el ministro de Finanzas reiteró que el objetivo principal del Gobierno es “eliminar la pobreza” mediante un “crecimiento sostenido” para que “se cierre la brecha social” y que Argentina deje de ser “un sube y baja fenomenal” en materia económica.

Cabe destacar que el único inconveniente que registró la reunión desarrollada en el Salón de las Provincias del Senado fue un corte de luz que dejo el lugar con poca luminosidad y falta de audio. 

El corte de luz, que afectó a varias cuadras a la redonda del Palacio Legislativo, obligó a que los diputados y senadores que estaban en uso de la palabra tuvieran que alzar la voz para continuar con el cuestionario al ministro.

Fue el caso del diputado nacional de la Izquierda, Nicolás Del Caño, quien tuvo que ponerse de pie y elevar la voz para que se lo escuchara.

La interrupción del servicio eléctrico hizo que muchos salones del Congreso quedaran a oscuras, lo que obligó a incrementar las medidas de seguridad pero no fue necesario interrumpir la audiencia y el ministro continuó con su informe al cabo de unos 15 minutos.

Cierre de la sesión
Tras más de tres horas de exposición, la audiencia fue levantada después de que la diputada nacional Gabriela Cerruti interrumpió a los gritos el uso de la palabra del senador Fernando Pino Solanas para denunciar que un secretario de Caputo le había acercado un papel con lo que ella interpretó como una “canchereada”.

"Tengo dos hijas de 11 y 13 años. No seas mala conmigo”, era la frase escrita en un papel, con birome y acompañada de una cara sonrientes, que Cerruti atribuyó a Caputo. 

Al recibir el papel, la legisladora reaccionó a los gritos para denunciar el hecho “como una falta de respeto”, algo que fue apoyado por diputados de su espacio político, como el jefe de la bancada del Frente para la Victoria de la Cámara baja, Agustín Rossi, que acusó a Caputo de haberse “desubicado”.

El ministro, que en ese momento no ratificó haber enviado el papel escrito, se mantuvo en silencio mientras Cerruti lo acusaba de haber sido irrespetuoso y misógino, al tiempo que este solo se reía.

Por último, la exposición del ministro de Finanzas concluyó a las 13.10 en medio de exabruptos de parte de diputados del Frente para la Victoria que reclamaban a los gritos hacer uso de la palabra, lo que motivó a Mayans, a levantar la audiencia “por desorden” y cuando Caputo ya se había levantado para irse.

 

 

Así estaba compuesta la comisión

La Bicameral, presidida por el senador peronista José Mayans, quedó integrada además por los senadores oficialistas Ernesto MartínezPamela Verasay, Juan Carlos Marino y Ángel Rozas; los peronistas del interbloque Argentina Federal Carlos Caserio, Sigrid Kunath y José Uñac; la kirchnerista María de los Ángeles Sacnun y el salteño Juan Carlos Romero, del monobloque Justicialista 8 de Octubre.

Por la Cámara de Diputados estuvieron los oficialistas Eduardo Amadeo, Miguel Bazze, Luis Borsani, Héctor Flores y Luciano Laspina; el justicialista salteño Néstor David, el massista Marco Lavagnay los kirchneristas José Luis Gioja, Kicillof y Tailhade.

La comisión fue creada en 2016 como parte del acuerdo legislativo alcanzado entre el oficialismo y el justicialismo de los gobernadores para la aprobación de la ley que permitió el pago a los fondos buitre.