La vicepresidenta Cristina Kirchner pasó su primera noche internada en el  Sanatorio Otamendi, del barrio porteño de Recoleta, donde fue sometida este jueves a una histerectomía, de la que se recuperaba este viernes favorablemente, y que le demandará dos o tres días más bajo el cuidado de los médicos de ese establecimiento sanitario.

La ex primera mandataria, quien permanecía en el cuerto piso de esa clínica, continuaba "en buen estado general y con buena recuperación de la anestesia" tras "el procedimiento quirúrgico" que se le realizó, se había informado en el segundo parte médico de este jueves, firmado por la directora médica del Sanatorio OtamendiMarisa Lanfranconi.

 

 

Lafranconi había detallado que la operación fue "una histerectomía ampliada por la vía laparoscópica", tras la cual se efectuó una "evaluación macroscópica" cuyo resultado mostró que "el pólipo uterino encontrado presenta características benignas".

Y, en ese parte médico, finalizó: "El resultado definitivo del examen histopatológico se emitirá la próxima semana".

Segundo parte médico del Sanatorio Otamendi sobre el estado de salud de Cristina Kirchner.

La ex presidenta salió del edificio de Juncal y Uruguay rumbo al sanatario a las 6.30 de este jueves y, poco más de una hora después, la cirugía programada ya había comenzado. La intervención quirúrgica, que se extendió durante al menos dos horas, estuvo a cargo de los médicos Javier Ortiz, del staff del Hospital de Clínicas; y Fernando Gorosito, del Sanatorio Otamendi.

Cuando estaba al frente de la Presidencia, Cristina Kirchner fue sometida a  dos intervenciones quirúrgicas. La primera fue en 2012, cuando se le extirpó la glándula tiroidea, y la segunda al año siguiente, cuando fue operada de un hematoma subdural en la cabeza, que se le había generado por un golpe.