Por Roberto Di Sandro
El Decano
71 años en la Casa Rosada
rdisandro@cronica.com.ar

Trump ayuda a Macri

El presidente estadounidense, Donald Trump, dio el ok para apoyar el programa económico del gobierno argentino. Al propio tiempo, recomendó -mejor dicho dio instrucciones directas al FMI- para que amplíe el crédito en caso de que lo solicite Mauricio Macri, teniendo en cuenta la grave situación económica que atraviesa nuestro país. Esto surgió de la comunicación telefónica entre ambos mandatarios, que generó el Presidente argentino. El renovado apoyo norteamericano a la Argentina lo concretó el alto dirigente David Lipton, tras la directiva de Trump. El FMI operó con rapidez y el Banco Central empezó a controlar la fluctuación del dólar. Por otra parte, la presencia en la Argentina de Kimberly Breier, enviada especial del Departamento de Estado del poderoso país del norte, generó un mayor respaldo hacia una nueva recuperación económica de la Argentina motivada, sin duda en un nuevo endeudamiento del país, que pagará como siempre el pueblo argentino.

Mientras tanto, un hecho político impactante se registraba en el país. Reaparecía ante una multitud de ciudadanos, de diferentes colores políticos, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien presentaba su libro “Sinceramente”, que logró superar todo lo previsto, no sólo en venta sino en concentración de puntaje en los canales de televisión. El acto se convirtió en una verdadera cadena oficial para ver a Cristina en la Feria del Libro. Allí no sólo había invitados especiales, más de 1.000, sino también en las afueras del recinto de la Sociedad Rural, donde una multitud inusitada gritó “Cristina presidenta”, para el próximo período presidencial. Crónica se ocupó de todos los detalles de cada una de las menciones apuntadas en esta descripción, que ahora ampliaremos con otras datas que, en ciertos casos, son exclusivas.

La vio y lo grabó

Se imaginan las de versiones que se tejieron en torno a si el Presidente vio o no vio a la ex jefa de Estado en el acto de La Rural. Algunos aseguraron que se “ocupó de otros temas” y “no la vio”. Otros dijeron que “sus otros ojos” ( Marcos Peña y Gustavo Lopetegui) “le iban contando”. Macri tenía intenciones de ir al acto de Hernán Lombardi, que fue condecorado por el gobierno de Francia, pero después cambió de idea y se quedó en Olivos “tratando una serie de temas”. Sin embargo, como nadie puede decir que se convirtió en invisible para informar lo que estaba haciendo, alcanzamos a recibir también estas dos versiones que quizás estén más cerca de la realidad: una, que la vio directamente, y la otra, que “grabó el acto para verlo un poco más tarde”. Opinar no opinó públicamente, pero mandó a realizar otra medición. Eso sí que podrán desmentirlo, pero dejando muchas dudas.

El contrato social

La ex mandataria anunció un contrato social para sacar al país de esta situación desesperada. Sin duda, todos los partidos políticos que fueron invitados a tratar de decálogo del gobierno también hicieron lo propio, no sólo el día que lo efectivizó el Poder Ejecutivo, sino mucho antes. Pero claro, el de la que fuera dos veces mandataria captó más la atención de todo el mundo.

En algún momento, Cristina habló -después de muchísimo tiempo de no hacerlo- de Juan Domingo Perón, elogiando aquella época y los beneficios que dejó para la clase trabajadora. Se aludió a la industria y al propósito de estimularla al máximo y “producir inversiones desde adentro”. Recordamos, los que conocimos aquel tiempo -por vivirlo y poder contarlo-, que a partir de 1945 la industria comenzó a pararse en la cumbre de la recuperación de nuestro país, a través de programas previstos por el entonces líder de los trabajadores en su primera presidencia que, luego ejerció dos veces más. La actividad prosperó; el consumo cubrió casi el ciento por ciento de la vida argentina y la desocupación desapareció. “Allí se produjo el verdadero cambio en el país”, declaró una antigua figura del Club del ‘45. Y remató: “Ahora hay que hacer lo mismo con todas las tecnologías que cuenta el mundo. Ahora hay que ‘aggiornar’ los planes quinquenales de Perón y las inversiones serán de nuestro propio peculio, sin tener la desesperación de esperar que vengan de afuera”. Falta que alguien lo recuerde para que se tenga en cuenta algo que sin duda puso a la Argentina en los primeros puestos del contexto de los países adelantados.

¿Quién la llamaría?

En esta sección, Breves y sabrosas, se reciben muchos mensajes de la gente. Sugieren temas que publicamos, dentro de las posibilidades, y otros, por falta de espacio, quedan en el cofre de próximas ediciones. De allí que lo que mencionamos siempre -versiones, situaciones insólitas y muchas veces inéditas-, a veces se convierten en reales.

No dejamos nada sin registrar, porque nuestro público merece, aunque sea, una breve mención a lo que sugiere. En todos los casos, tratamos de confirmar, aunque sea una parte, con el propósito de poder difundirla. Por eso las ordenamos con letras:

a) La enviada especial de Trump, Kirmberly Breier -que se va mañana-, declaró: “Estados Unidos tiene una relación muy especial con la Argentina. Estamos comprometidos a trabajar con cualquier persona que gane las elecciones”. Dio respuesta contundente a aquellos que tienen temor a que asuma Cristina. La funcionaria yanqui se lo expresó a todo el mundo en pocas entrevistas. Pero hay algo que no se dijo: lo vio al Presidente. Los medios revelan contactos con varias autoridades oficiales, menos con Macri. Se hizo, a pesar de que lo desmientan.

Vamos a la b) en la Casa Rosada parecieron bastante moderadas las declaraciones del joven K Axel Kicillof, en los Estados Unidos. Se sorprendieron aún más cuando dijo: “Hay con contribuir a que Macri pueda gobernar”. Claro, después fue duro con el gobierno y la forma en que está llevando a la quiebra el país, pero demostró ciertas apreciaciones que “moderan dentro del clima que vive la Nación”, sostuvieron en oficinas cercanas al Presidente.

c) La desorientación en muchos casos con esta convocatoria, formulada por el gobierno a los diferentes sectores de la sociedad, hace que la información buscada por la prensa a veces dé paso a diferentes rumores que asombran, pero que no hay por qué dejarlos de lado. En este caso, por ejemplo, se ha enviado notas de invitación a todos y a algunos se los habló por teléfono. De allí supimos que la que tiene “los votos” -Cristina- estaría a la expectativa de un llamado directo del Presidente.

Los que están en eso buscan “el momento” y hasta mencionan a alguien que lo haga, como Federico Pinedo, el presidente provisional del Senado. Este hombre ejerció por casi un día la presidencia de la Nación, sin tener un solo conflicto y pasó a la historia como “el único mandatario de unas horas en la Argentina que pudo disfrutar el Sillón de Rivadavia en paz absoluta”.

Y ahora la d) es deportiva, pero sumamente agradable. Anoche el periodista y escritor Alfredo Di Salvo presentó el libro “El Tano Pasman, un hincha como vos”, en la Feria del Libro. Hubo presencias de todos los colores, tanto deportivas como políticas, sindicales y culturales, que dieron su respaldo con una verdadera ovación a este ejemplar, que cuenta lo que es ser un hincha de fútbol, noble, pasional y correcto. Valió la pena estar. En el próximo bloque, un pedido contundente de la gobernadora de Buenos Aires, que lo consideramos exclusivo.

“Control de precios y punto”

A cada paso que da el Presidente de la Nación, lo acompaña María Eugenia Vidal. La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, que se escurrió el otro día cuando le gritaron “presidenta” -no quiso contactarse con ningún periodista-, es la eterna compañera del máximo gobernante en todos los lugares que visita, no sólo en el conurbano, sino también en diferentes viajes al interior del país.

Son tres que no se separan: Macri, Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. Hablan entre ellos; exhiben a veces algunos números de encuestas -la última muestra que la gran diferencia de Cristina a Macri bajó un poco- y mantienen un diálogo constante en diferentes temas. Es evidente que la presencia de la dama le da un gran aliento al jefe de Estado. Por eso, según cuentan los que saben, al estar tan cerca de ambos, la gobernadora el otro día, en medio de un cambio de opiniones, se puso seria y se tiró a la pileta con un “basta de controles de precios débiles. Hay que ser más efectivos”. De allí en más hubo un encuentro en Olivos para que el Presidente, reunido con figuras salientes del área de Comercio del gobierno, adopte medidas más directas “y positivas en el control de precios”. Y lógico.

Los precios, primero llamados “cuidados” y luego “esenciales”, pasaron a la historia: no se cumplen; sólo se aumentan día a día. No sólo ya no se llega a fin de mes, sino que tampoco se llega al día 10.

Hasta dentro de siete días y el miércoles estamos, como siempre, en la pantalla de Crónica HD, a las 22.30. Chau.