Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

Desde el gobierno nacional se aseguró este viernes, ya en plena veda electoral, que el procesamiento de los votos del próximo domingo será más veloz en comparación con las últimas PASO. La aclaración surgió luego de los problemas surgidos en el recuento del 11 de agosto pasado, que el macrismo adjudicó a problemas técnicos y en los que el peronismo vio irregularidades.

El proceso del recuento de votos provisorio estará a cargo de la empresa Smartmatic, que ganó una licitación para llevar adelante esta tarea. A partir de las demoras de las primarias, el peronismo viene realizando diversas denuncias, en su mayoría encabezadas por el apoderado del partido, Jorge Landau.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, sostuvo que las elecciones van a transcurrir en paz y con absoluta transparencia, a la vez que comprometió "mayor agilidad" respecto de las PASO. "Esta va a ser la elección con mayor control por parte de la oposición que se recuerde en la Argentina, como tiene que ser", y a la hora de hacer estimaciones calculó que "antes de la medianoche estará escrutado el 90% de los votos".

El funcionario amplió que "el escrutinio va a ser más ágil y transparente que el anterior, cuando antes de la medianoche tuvimos los resultados y lo mismo ocurrió en el 2017" y en este sentido comparó con lo ocurrido en 2015 "cuando se conocieron los resultados del escrutinio provisorio recién al día siguiente".

"No hay dudas de que a las 21 ya vamos a tener resultados para compartir", salvo que, como ocurrió en las PASO, "se reitere el pedido del juzgado federal de hacerlo luego de las 21, sólo si se hubiera computado el 10% de los distritos de la ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe".

También salió a defender el proceso de recuento de votos Adrián Pérez, el funcionario encargado de las elecciones por parte del gobierno, al indicar que la licitación de la empresa ganadora costó la mitad que la usada en 2017.

Sin embargo, Pérez reconoció, al igual que Frigerio, que las demoras del domingo podrían venir del lado de lo que resuelva la Justicia. Ocurre que en las PASO la jueza María Servini ordenó que recién se liberaran los datos cuando estuviera escrutado el 10% del padrón de los principales distritos electorales.

El escrutinio provisorio, por otra parte, no tiene valor legal. Es válido solamente el recuento definitivo que lleva adelante la justicia electoral. Habrá 34 millones de argentinos en condiciones de votar, y los encargados de hacer el escrutinio deberán procesar los datos surgidos de más de 10.000 urnas.

Advertencias del PJ

Mientras tato, el peronismo salió a denunciar problemas tanto en la seguridad como en el sistema informático de procesamiento de votos. "La Cámara Nacional Electoral nos notificó de una resolución que tomó el Ministerio de Seguridad, en el sentido de establecer un sistema paralelo al sistema de seguridad previsto en el Código Electoral", aseguró Landau, el apoderado peronista.

"Tradicionalmente se instalan las policías locales en las puertas de las escuelas, las que no pueden ingresar al establecimiento, y a eso se suman las fuerzas nacionales, pero ahora se decidió que, además de eso, se monte otro sistema paralelo cuya función no es clara", explicó.

También cuestionó a la empresa que ganó la licitación para el escrutinio provisorio, Smartmatic, asegurando que "se maneja de forma irregular" y que no entregó a las fuerzas políticas toda la información sobre el código fuente del sistema informático que se utiliza en el conteo.

Ver comentarios