La vicepresidenta Cristina Kirchner protagonizó este jueves una caliente sesión en el Senado que incluyó una graciosa "chicana" al senador formoseño Luis Naidenoff y un tenso cruce entre este y legislador oficialista Guillermo Snopek, en la que tuvo que intervenir la titular de la Cámara alta.

Todo ocurrió en el marco de una jornada que, en la previa, se esperaba que debía transcurrir con tranquilidad. ¿El motivo? El paquete de leyes a tratar. No contenía temas acordados anteriormente en las reuniones de labor parlamentaria. 

 

Sin embargo, lejos de profundizar en el debate por los cambios en el Monotributo, para modificar los montos límite de facturación y evitar que los pequeños contribuyentes pasen de escala o directamente deban inscribirse en el Régimen General, la oposición aprovechó para criticar la visita de este miércoles del presidente Alberto Fernández a Milagro Sala.

 

En ese contexto, la oposición planteó una cuestión de privilegio y una moción de preferencia para referirse al asunto, lo que derivó en un cruce entre Naidenoff y Cristina. También, la reacción del Snopek.

La primera en plantear una cuestión de privilegio por los dichos del Presidente, que había considerado que Sala es una “perseguida política” y pidió a los tribunales de Jujuy y a la Corte Suprema que empiecen a “enmendar las barrabasadas que se hicieron”, fue la senadora jujeña Silvia Giacoppo.

 

Luis Naidenoff planteó una moción de preferencia para el expediente que presentaron para “manifestar el enérgico repudio a la visita del Presidente de la República a la provincia de Jujuy para reunirse con Milagro Sala y las declaraciones vertidas con posterioridad”.

 

“La cuestión de fondo es que como en la Argentina no hay problemas, la inflación está controlada, el riesgo país está controlado, se puede transitar con tranquilidad porque no hay falta de combustible y que como desde que asumieron ordenaron todo, no hay inconvenientes en la Argentina como para que el Presidente pueda suspender la agenda de temas prioritarios y apretar a la Justicia”, manifestó en tono irónico.

No obstante, cuando Naidenoff llevaba hablando 4 minutos y 40 segundos, Cristina Kirchner lo interrumpió para recordarle que le quedaban solamente 20 segundo para redondear su idea. “No es una cuestión de privilegio es de preferencia”, le dijo el senador formoseño. Fue en ese momento cuando la titular de la Cámara Alta agregó "para preferencia son 5, para preferencia son 5, five (cinco en inglés), míreme la mano, 5", mostrándole los dedos de su mano derecha.

 

Lejos de terminar, la discusión siguió e incluso subió de tono con la intervención del legislador del Frente de Todos, Guillermo Snopek, quien se paró de su banca y se acercó a Naidenoff, gesticulando y haciéndole reclamos, que no se escucharon dado que no tenía su micrófono. En ese momento, la titular de la Cámara
alta lo mandó a sentar: “Retorne a su banca, por favor”.

Ver comentarios