Por Roberto Di Sandro
Decano de la Casa Rosada

El presidente descansa en Chapadmalal. Volverá el martes, cuando terminen los carnavales. Resolvió viajar a la zona costera porque dos días después, tras su paso por la Casa Rosada, volverá al mismo escenario para iniciar un “retiro de trabajo”. Esta vez no será solo. Lo hará con todo el gabinete. Quizás otros funcionarios. Quizá también con gobernadores.

En ese centro de esparcimiento creado por Juan Perón, durante su primera presidencia, Mauricio Macri quiere analizar “frente al mar” la situación candente que vive el país, en torno al complejo panorama económico-social. Le inquieta enormemente cómo sube la inflación; la marcha del 21 prevista por Hugo Moyano; los aumentos de precios y la inseguridad que comienza a crecer.

A pesar de cierto alivio que le dio su ministro de Finanzas, Caputo, al decirle que el incremento del dólar “no afecta a la economía”, Macri, empecinado, insiste en que la inflación no cede “y hay que bajarla como sea”. Por otra parte, lo que sí le sonríe en este panorama complicado es la realización de obras públicas. Se están construyendo varias que dan trabajo a la gente.

La desocupación en este sector ha cedido notablemente. Ese flagelo no se supera en otras áreas donde la pobreza salta a la vista y ese propósito inicial del gobierno de eliminarla a cero no se advierte. En Chapadmalal, entonces, podrán surgir medidas a difundirse al país el 1° de marzo, cuando se inauguren las sesiones legislativas. Esta vez, sí, por la cadena nacional de radio y televisión, que por una razón ya conocida el Presidente se niega a utilizar.

Ahora vamos a contarles noticias que surgen sobre la marcha y otras que ya lo hemos dicho -en un sinfín de oportunidades-, se desconocen totalmente. Después se hacen públicas. Claro, horas o días más tarde. Cuando se les ocurre. Ejemplo: almuerzo de Macri con Sampaoli, entrenador del Seleccionado argentino. Se concretó el lunes. Anteayer se conoció con varios detalles este encuentro que duró dos horas. Alguien preguntó: “¿Por qué se da tan tarde... acaso es una cuestión de Estado?”. Para qué más, no. Seguimos.

Todos: a no faltar

El retiro de trabajo se iba a realizar el 23 de este mes. Macri lo adelantó para el 15. Con una recomendación: “Deben ir todos los ministros”. Escenario: Chapadmalal. Ese complejo de descanso que Juan Domingo Perón instaló allí para los trabajadores y que reconoció el propio Macri. El gobierno anterior sólo lo utilizó para ciertos eventos oficiales. Ahora va todo el gabinete. También se invita a los gobernadores y a sectores empresariales. Y dicen que pueden “pasar” por allí algunos dirigentes gremiales. Se va a analizar una especie de relanzamiento del gobierno, que podría anunciarse en marzo, cuando se inauguren las sesiones del Congreso. Se insiste en destacar: “No faltar”. Hay un hotel previsto para la prensa.

Cuiden a los jubilados

En el Ministerio del Interior, funcionarios económicos y sociales de todo el país se unieron a los locales para tratar el déficit de las cajas jubilatorias. Hubo un trabajo prolijo y coordinado. Se entregará a los gobernadores. Hay una idea: que los mandatarios provinciales dialoguen sobre el tema con el Presidente. Quizás “algún grupo” -comentan- pueda ir a Chapadmalal. Nosotros anticipamos. Si no se cumple, cosa de ellos.

Breves y sabrosas

Este capítulo incluye no sólo lo que pasa en el ámbito oficial, sino en el “algo más”. En la número uno, el partido FE creado por el extinto Gerónimo Venegas, repudió al intendente de Merlo Gustavo Menéndez, quien lo calificó de traidor al peronismo y lo describió al partido como “los chicos del Momo”. “Somos peronistas de toda la vida y estamos dentro del frente de Cambiemos”, dicen en el partido FE y rematan con “ustedes apoyaron al kirchnerismo y su política de destrucción acomodándose a una política de verdadera corrupción”. Firma la nota Jorge Pirotta, presidente del partido FE de la provincia de Buenos Aires. En la segunda, registramos una invitación al gobierno. La hizo Gustavo Posse, el intendente de San isidro, para que asista al traslado de los tribunales del distrito, que cambiará la cara al centro del lugar. “Es un pedido de vecinos y entidades”, acotó el jefe comunal cuando fue a la Casa Rosada. Tres, Bernardo Gonzalves, nuestro colega, le regaló unos globos con diferentes colores a Antonia, la hija del Presidente. La niña los miró, sonrió, agradeció, pero prefirió el azul y amarillo, “como el de Boca”. Dijo. El padre le hizo un gesto de diez puntos. Cuatro, el primer mártir del peronismo del 17 de octubre será homenajeado. El día 23, en Avenida de Mayo al 1300, a las 10.30, habrá un acto y hablará Lorenzo Pepe, titular del Instituto Juan Domingo Perón. Cinco, Eduardo Dosisto, presidente honorario de la Asociación de la Calle Corrientes, pidió y hasta exigió que se mantengan todas las figuras históricas de la calle que nunca duerme. Lo hizo ante el achique que se realiza para convertirla en peatonal, situación que apoya en todos los aspectos, “pero hay que mantener las tradiciones”, apreció.

Un dato

El ministro de Finanzas -Caputo- dicen que lo alivió un poco al Presidente cuando le dijo que “la suba del dólar y algunas reacciones en la Bolsa extranjera no afectan a nuestra economía”. Un alivio que no fue muy convincente, porque nuestros informantes comentan de la preocupación de Mauricio Macri por la inflación que sigue subiendo y enloquece por buscar la forma de que ceda de una vez por todas.

Sí, reapareció

Bajo perfil, quizás, o buscando evitar hacer comentarios en momentos complicados. Ahora reapareció y habló. ¿Se acuerdan de Javier González Fraga? Pasó por varios gobiernos y ahora recaló en el de Macri. Preside el Banco Nación. Hizo una declaración en los medios para decir que el gobierno “no está nervioso” con la suba del dólar y al mismo tiempo remató con energía: “Nadie quiere ponerle techo”. Este tema del dólar tiene enloquecido a todo el mundo y al gobierno más aún. A veces lo vemos recorriendo pasillos presidenciales a este hombre que siempre fue accesible a la prensa, pero que en los últimos tiempos se guardó a silencio. Nuestra próxima entrega, el domingo venidero y el viernes en Crónica TV, de 20 a 21. Hasta entonces.