El desafuero de Julio De Vido generó ayer una nueva situación de fractura en el bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria-PJ, en el que se plantearon diferencias que llegaron incluso a la rebelión, con seis legisladores que bajaron al recinto y aprobaron con el oficialismo la sanción al ex ministro kirchnerista.

Antes del inicio de la sesión, el jefe del bloque, Héctor Recalde, ofreció una conferencia de prensa en la que formalizó la decisión de no bajar al recinto. "No queríamos convalidar con nuestra presencia esta persecución", explicó. A esa mesa se sentó el diputado nacional y presidente del Consejo Nacional del Partido Justicialista, José Luis Gioja, quien avaló la decisión, aunque legisladores nacionales de San Juan, su provincia, bajaron y votaron el desafuero de De Vido.

La ausencia más notable fue la de Máximo Kirchner, quien tampoco había estado en la reunión de bloque del martes último. Todo un dato político para los tiempos que vienen, con pases de facturas. Recalde admitió que debatieron la postura adoptada y que hubo visiones distintas sobre la conducta a asumir, por lo que finalmente se decidió no participar del pleno de la Cámara Baja, sabiendo además que el oficialismo ya tenía el número para arrancar la sesión y aprobar los dictámenes de desafuero.

Sin embargo, hubo rebelión y seis diputados desoyeron la decisión adoptada y bajaron al recinto. Fueron María Emilia Soria (Río Negro), Luis Bardeggia (Río Negro), Miriam Gallardo (Tucumán), Ana Llanos (Chubut), Ramón Alberto Tovares (San Juan) y Sandra Daniela Castro (San Juan). Trascendió que hubo contactos telefónicos con los gobernadores de San Juan, Sergio Uñac, y de Tucumán, Juan Manzur, que pesaron sobre la postura de los legisladores disidentes.

La vocera del "grupo de los seis" fue la rionegrina Soria, quien en dos minutos y después de pedir la palabra al presidente de la Cámara Baja, Emilio Monzó, expresó que el pedido de desafuero planteado por jueces se ajustaba a derecho, pero criticó al gobierno. "Si no habláramos de De Vido, hablaríamos de precios, de inflación, de la falta de empleo", enfatizó.

Por su parte, la tucumana Miriam Gallardo dejó trascender las razones de su voto, al fundamentar: "Si no votamos por el desafuero, no vamos a poder volver a nuestras provincias". En la conferencia de prensa, Recalde cargó contra la Justicia, opinando que "hay un grupúsculo de jueces y fiscales empeñados en seguir las instrucciones que le da el Poder Ejecutivo" y que, contrariamente, hay "inacción" en causas que involucran a funcionarios del actual gobierno.

"Nuestra actitud es no convalidar lo que entendemos como un plan de persecución a los opositores. Hay un grupúsculo de jueces y fiscales empeñados en seguir las instrucciones que le da el Poder Ejecutivo nacional", denunció, rodeado de legisladores de su espacio.