El Congreso Extraordinario de la Federación de Educadores Bonaerense (FEB) resolvió la continuidad del plan de lucha que vienen llevando adelante los docentes, que incluye nuevas medidas de fuerza, movilizaciones y acciones.

"Próximamente definiremos con todos los gremios del FUDB las fechas y la modalidad de estas medidas de fuerza votadas por las distintas asambleas", adelantó la presidente de la FEB, Mirta Petrocini.

Señaló que "la docencia está atravesando una situación muy delicada y el Gobierno no puede continuar desoyendo el pedido de los trabajadores".

Los congresales volvieron a denunciar la persecución que sufren muchos docentes en los distritos por realizar medidas de fuerza. "A muchos los intimidan o los sancionan sin posibilidad de defensa. Es preocupante y atenta contra la defensa de los derechos y la libertad sindical", dijo Petrocini.

La dirigente explicó que "seguimos viviendo con sueldos de diciembre de 2017, porque ninguno de los anticipos que pagó compulsiva y unilateralmente el Gobierno conforman salario. Ahora vamos a percibir un nuevo anticipo, pero ya no se consideran los anteriores; entonces el salario no tiene variaciones en los últimos 9 meses".

"El Gobierno no asume la responsabilidad que le corresponde en este conflicto. Hoy los padres se han sumado también al reclamo por infraestructura porque la vida de sus chicos corre peligro. No queremos lamentar más muertes, como las de Sandra y Rubén", sostuvo Petrocini.

El Congreso manifestó también la realidad de los jubilados, que ni siquiera están cobrando los adelantos como los activos. 

"En el caso de los docentes activos, este sería el sexto anticipo, pero los pasivos recibieron recién el tercero. Este mes, sin percibir anticipo, volvieron a cobrar el salario de 2017, tal como lo venimos denunciando hace meses", explicó Petrocini.