A una semana de la histórica sesión para definir la suerte del proyecto de ley de legalización del aborto, crece en el Senado el rechazo a la media sanción de la Cámara de Diputados, por lo que se buscó una salida para evitar que la iniciativa naufrague el miércoles próximo en el recinto.

Después de la última y extensa ronda de exposiciones de médicos y abogados en el plenario de comisiones, el jefe del interbloque de Argentina Federal, Miguel Pichetto, admitió que los que respaldan la iniciativa, aceptarán introducirle modificaciones, tal como promueven los senadores cordobeses.

En una reunión que mantuvo con representantes de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito y con legisladores de distintos bloques, se acordó avanzar con la firma de un dictamen a favor, pero con cambios, entre ellos bajar de 14 a 12 semanas para el aborto.

Si el 8 de agosto finalmente se aprobara el proyecto con modificaciones, deberá volver en revisión a Diputados, en un escenario de final abierto.
 

Las novedades

Durante la última ronda de exposiciones a favor y en contra de la iniciativa, se conoció que senadores que figuraban en el sector de los llamados indecisos, se pronunciaron en contra. Así lo hicieron saber Carlos Reutemann y Angel Rozas, ambos de la alianza Cambiemos, y la senadora justicialista Inés Blas, mientras que el riojano Carlos Menem ratificó su postura en defensa del niño por nacer y en contra del proyecto aprobado por Diputados.
 

Dictámenes

El plenario de las comisiones de Salud (17 integrantes), de Justicia y Asuntos Penales (también con 17) y de Asuntos Constitucionales (19 senadores) se reunirá a partir de las 14 en el Salón Illia, para debatir y firmar dictámenes. Será determinante el número de firmas que reúnan el dictamen a favor de la media sanción de Diputados, pero con las modificaciones propuestas por los senadores cordobeses Laura Rodríguez Machado, Ernesto Martínez y Carlos Caserio, y el de rechazo liso y llano. El que reúna más firmas será el que se trate en el inicio de la sesión del 8 de agosto.

Por otra parte, organizaciones feministas y de partidos de izquierda se manifestaron con un "pañuelazo verde" frente al Palacio Pizzurno, para reclamar que el Ministerio de Educación anule sus convenios y el apoyo económico para la Fundación Conin, del médico Abel Albino. La dirigente del MST Vilma Ripoll expresó que "el Estado no debe financiar a este dinosaurio, que divulga disparates contra el derecho al aborto".

En tanto, la Unidad Provida hizo un reconocimiento a los 125 diputados que el último 13 de junio votaron el rechazo al proyecto de ley de legalización del aborto, durante un acto en el Salón de los Pasos Perdidos, del Congreso de la Nación.