Con varios anuncios y actividades en agenda, Sergio Massa lleva adelante su gestión como ministro de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura. Y este jueves, cuando cumpla poco más de una semana en el cargo, se dará a conocer de manera oficial uno de los datos más preocupa al gobierno nacional: el índice de inflación de julio pasado. Por lo pronto, los pronósticos no son nada alentadores.

Así se desprende de un informe privado, el cual advirtió que los alimentos subieron 11% durante el mes pasado en comercios de cercanía del conurbano bonaerense. Se trata del aumento mensual más alto de 2022, ya que superó el 9,8% de febrero pasado. En lo que va de este año, de acuerdo con el estudio, los alimentos primordiales ya acumulan un incremento del 58%.

El relevamiento fue llevado a cabo por el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (Isepci) en 900 comercios de cercanía ubicados en 20 distritos del conurbano y tuvo en cuenta los 57 productos que forman parte de la Canasta Básica Alimentaria (CBA). De esta manera, una familia tipo (dos adultos y dos menores) que en junio necesitó $45.404,21 para comprar sus alimentos indispensables, un mes más tarde precisó $50.411,85 para adquirir los mismos productos.

Alimentos: cuáles fueron los productos que más subieron

Las frutas y verduras encabezaron los incrementos: 17,47% en julio y 74,57% desde comienzos de este año. A su vez, los productos de almacén presentaron una suba del 14,53% y 64,53% en los mismos períodos. Y los precios de las carnes tuvieron un salto del 3,81% durante el mes pasado y 43,81% desde enero.

En el caso de las frutas y verduras, el kilo de cebolla tuvo una suba del 183,33% entre diciembre de 2021 y julio pasado,  mientras que el kilo de lechuga aumentó 178,57% en el mismo período. El kilo de zanahoria mostró un incremento del 122,22% y el de acelga, del 116,67%. Asimismo, el kilo de manzana trepó el 56,25% y el de banana, el 46,67%, de acuerdo con el informe de Isepci.

Por el lado de los productos de almacén, el azúcar pasó de costar 90 pesos en diciembre de 2021 a $195 durante el mes pasado, lo que representó una variación acumulada del 116,67%. Y el kilo de pan, que a fines del año pasado salía $150, dio un fuerte salto y el último mes escaló a $290, con un incremento del 93,33%.

¿Y las carnes? El mayor aumento se dio en el kilo de hígado: costaba $210 en diciembre pasado y en julio salía $390, mientras que el pollo trepó de los 195 pesos a $360, con una variación acumulada del 84,62%. Y en el mismo período, el kilo de asado saltó de los $670 a los $1.150.

Inflación: las razones en las subas de los alimentos

Isaac Rudnik, director nacional de Isepci, atribuyó los incrementos a causas "estructurales y coyunturales". Por un lado, "las subas de precios en los alimentos vienen de la concentración de la oferta. Hay pocos grupos económicos que producen, comercializan en el mercado interno y varios también son exportadores. Entonces, existe una cadena de producción y comercialización cuyos integrantes tienen la posibilidad de realizar aumentos aún en condiciones de que baje la demanda", explicó en diálogo con cronica.com.ar

"La canasta de alimentos y de exportación, en el caso de nuestro país, coinciden. Por eso, hay una presión inmediata sobre los precios internos cuando se producen variaciones ascendentes en los precios internacionales. Si después los precios de los productos que exportamos van a un período de baja, no descienden. Ahí existe una causa coyuntural, que tiene que ver con lo que sucede desde febrero en adelante con la guerra entre Rusia y Ucrania, y se bloquean las exportaciones de esa región", agregó.

Por último, Rudnik se refirió al impacto en los aumentos de alimentos. "El golpe sobre las familas de los barrios populares o que tienen menos ingresos, cuyas jefes o jefas cuentan en el mejor de los casos con trabajos informales, es devastador. Los incrementos y variaciones de los precios se van alejando mes a mes de los aumentos que pueden llegar a tener en sus remuneraciones", concluyó.

Ver comentarios