Cristian Ritondo, el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, a través de la Unidad de Inspección Operativa, la cual depende directamente de él, dispuso intervenir la Delegación de Narcotráfico y Drogas Ilícitas de La Matanza.

La medida fue a raíz de una inspección sorpresiva realizada en la citada dependencia, donde una comisión enviada por el Ministerio de Seguridad bonaerense, que se encontraba revisando los registros encontró envoltorios de cocaína, según las fuentes serían 160 dosis, dentro de un chaleco policial.

Fue así que el titular de la cartera de Seguridad, junto al jefe de Policía, Fabián Perroni, resolvieron remover a los responsables de esa delegación y nombraron interventor al Comisario Mayor, Marcelo Ferreyra.

En base a ello, el ministro expresó: “Estos controles sorpresivos son parte de la transparencia y la consigna es clara: el que mancha el uniforme se va. No vamos a parar hasta que quede la buena policía”.

A la investigación se sumó la Auditoría General de Asuntos Internos, que realizó la requisa de la dependencia.

La Unidad de Inspección Operativa, creada por Decreto 824, inició sus funciones en el mes de abril del año pasado y tiene entre sus principales acciones la inspección y el control operativo de las áreas de seguridad, a fin de facilitar la evaluación de la implementación de la política, planes, programas y órdenes impartidas para el funcionamiento de las policías de la Provincia.

Por último, hay cuatro responsables desafectados por Auditoría General de Asuntos Internos.