En el cuarto trimestre de 2021, la tasa de empleo alcanzó un máximo histórico ubicándose en el 43,6% de la población. Desde el inicio de la serie en 2016, no había logrado superar el 43%.

Además, la tasa de desocupación cayó al 7,0% de la población económicamente activa (PEA), ubicándose en su nivel más bajo desde 2016.

Por otra parte, la tasa de actividad en el cuarto trimestre de 2021 alcanzó el 46,9% de la población y creció 0,2 puntos porcentuales (p.p.) respecto al trimestre anterior (46,7%) y 1,9 p.p. respecto al mismo trimestre de 2020 (45,0%).

El valor alcanzado en el último trimestre del año se encuentra por encima de los promedios de 2018 (46,6%) y 2017 (45,9%) y está levemente por debajo de los niveles de actividad máximos de 2019 (47,3%) que fue un año con aumento inusual de la tasa de actividad.

La tasa de empleo alcanzó un máximo histórico ubicándose en el 43,6% de la población. Desde el inicio de la serie publicada por INDEC en 2016, la tasa de empleo no había logrado superar el 43,0%. El dato del cuarto trimestre de 2021 se incrementó 0,7 p.p. respecto del tercer trimestre (42,9%) y 3,5 p.p. respecto del mismo trimestre de 2020 (40,1%)

Con esta dinámica, la tasa de desocupación cayó al 7,0% de la población económicamente activa (PEA), ubicándose en su nivel más bajo desde hace 6 años.

Por cuestiones estacionales, la desocupación baja en los cuartos trimestres del año, así es que en el cuarto trimestre de 2017 (7,2%) y en el de 2016 (7,6%) se encuentran los anteriores registros más bajos desde 2016.

La tasa de desocupación alcanzada en el último trimestre del año cayó 1,2 p.p. en la comparación trimestral (vs. 8,2% en tercer trimestre de 2021) y -4,0 p.p. en la comparación interanual (vs. 11,0% en cuarto trimestre de 2020).

De esta forma, el año 2021 cerró con una tasa de empleo récord y con niveles de desocupación por debajo de los registrados desde 2016.

Ver comentarios