De cara a las elecciones de octubre, y poco antes del vencimiento del plazo para inscribir los frentes electorales, los actores parecen irse reordenando en el escenario político. Sin duda que los últimos anuncios en cuanto a las fórmulas electorales que se disputarán la presidencia, generaron sorpresa en la ciudadanía, medios, y el resto de la dirigencia política.

“Hoy en día, la noticia generó un mayor impacto por la polarización que existe, y porque la estrategia se basó en buscar dirigentes del centro, que estaban o parecían estar por fuera de la lógica de las coaliciones. Históricamente este componente siempre ha estado en las elecciones en Argentina”, explica Facundo Cruz, politólogo e investigador, en diálogo con cronica.com.ar. La presentación de los nombres que completaran los duetos electorales, rompieron la calma política de las coaliciones electorales que estaban esbozándose camino a octubre.

“Hoy en día, la noticia generó un mayor impacto por la polarización que existe"

Juntos por el cambio, la fórmula oficialista encabezada por Mauricio Macri, en conjunto con el senador justicialista, Miguel Ángel Pichetto, como candidato a vice. El anuncio del frente Todos, dado a conocer por medio de una foto en redes sociales donde se deja entrever el cierre de un acuerdo electoral entre el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y el candidato a presidente kirchnerista, Alberto Fernández. Por otro lado, la dupla liderada por el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, y el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey como candidato a vice.

En tal sentido, el especialista explicó que el armado de los frentes generó sorpresa fundamentalmente por la elección de dirigentes que estaban transitando o representando una opción de centro, o que se mostraban equidistantes de ambos polos de la grieta.

“Todas las definiciones de candidaturas se ven reforzadas por esa grieta, y eso termina generando más atractivo e interés en la definición del último minuto a minuto. Todo está potenciado por esta polarización donde estas a favor o en contra del Gobierno, y no hay un espacio en el medio que aglutine un modelo en el centro”.

En tal contexto, respecto al armado de frentes en el que conviven dirigentes que representan distintos colores políticos, Cruz explicó que esto se da porque existe un fenómeno a nivel mundial de la personalización de la política, donde importa más la presencia y la cara del dirigente que la ideología que venga detrás.

“Es una mutación que ha habido en la política en los últimos años. Y esto es porque los partidos políticos y las coaliciones son lo que ellos quieren que sean. Le imprimen su propio posicionamiento, entonces terminan siendo acuerdos muy conectados con la propia personalidad de los líderes referentes”, detalló el politólogo. No obstante, en todas las candidaturas recientemente lanzadas el objetivo que tuvieron en común fue el de ampliar la oferta electoral, pero no renovarla. “Buscan cierta apertura, mostrar caras nuevas, pero no innovadoras, porque ya todos tienen trayectoria en el sistema político argentino”, sostuvo.

"No creo que esto vaya a mantenerse durante la campaña, más bien creo todo lo contrario"

Asimismo, el especialista remarcó que la incorporación de personalidades que se manifestaban por fuera de la bipolaridad macrista y kirchnerista, fue un llamado a la “moderación”. “Sin embargo no creo que esto vaya a mantenerse durante la campaña, más bien creo todo lo contrario, porque ninguna de las dos opciones principales que van a competir por la presidencia tienen puntos en común. Están muy distantes entre sí, ninguna valora ningún aspecto positivo de la otra, y ese es el concepto de la grieta, cuando hay dos actores políticos que no tienen consenso”, añadió.