Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

El peronismo tiene hoy tres ejes de poder. Cristina Fernández de Kirchner, que sigue presente, como siempre. Algunos dicen que tiene 30% de los votos nacionales, otros dicen que "ya fue", pero lo cierto es que la ex presidenta es una figura de peso de la oposición, aunque ahora esté operando desde las sombras.

El segundo bloque es el peronismo bonaerense, los intendentes, que el fin de semana pasado juntó en un mismo espacio a sectores que no suelen juntarse, como referentes de Sergio Massa, Florencio Randazzo y hasta de sectores kirchneristas.

El tercer grupo es el de los gobernadores, que será noticia el 6 de abril, cuando se lance el peronismo federal con un acto en Gualeguaychú, Entre Ríos. Esto no quiere decir que este sector ya tenga candidato presidencial, sino que a la mayoría los une un rechazo hacia el kirchnerismo. Piensan que pueden forzar a Mauricio Macri a una segunda vuelta, pero para ello tienen que renegar del pasado K y mostrarse como peronistas a secas.

Quieren mandar a jubilar a figuras como Amado Boudou, Luis DElía, Guillermo Moreno, etc., que sintetizan para ellos lo que hay que dejar atrás. Este sector todavía juega al misterio pero ya dio señales contundentes. Primero vació la cumbre de unidad que propuso Alberto Rodríguez Saá en San Luis. Luego pegó el faltazo en otra reunión, el jueves pasado, del PJ nacional, convocada en este caso por José Luis Gioja, titular formal del partido, a pesar de que allí se intentaba una especie de autocrítica por los hechos de corrupción.

Nombres y estrategias

El poder territorial del peronismo en las provincias tiene varios integrantes, y si bien todos componen un bloque de gobernadores, no todos están alineados políticamente. Hay uno que ya está lanzado como candidato presidencial. Es el salteño Juan Manuel Urtubey, que ayer logró que otra gobernadora peronista, la fueguina Rosana Bertone, lo respalde en sus aspiraciones a la Rosada. Urtubey le dice a quien lo quiera escuchar que nunca negociará con Cristina. Los otros gobernadores peronistas son Gustavo Bordet (Entre Ríos), Juan Manzur (Tucumán), Sergio Uñac (San Juan), Sergio Casas (La Rioja), Juan Schiaretti (Córdoba), Domingo Peppo (Chaco), Carlos Verna (La Pampa), Lucía Corpacci (Catamarca), Mariano Arcioni (Chubut), Gildo Insfrán (Formosa) y Alicia Kirchner (Santa Cruz). Salvo Alicia, es probable que muchos estén en la cumbre que organizará Miguel Pichetto. Tampoco quiere decir que todos "banquen" a Urtubey.

Los gobernadores peronistas son hoy quizás el bloque de poder opositor más grande y querrán hacer valer su voz a la hora de las candidaturas.

Este es el tablero planteado en el peronismo. La verdad, como siempre, está en los números de las encuestas. Hay varios que están midiendo cómo vienen en la carrera presidencial. Cristina mira y espera. Llegado el momento, el que quiera "jugar" tendrá que demostrar que mide más que ella. Sus más allegados creen que nadie logró aún superarla dentro del partido.

El sector de los gobernadores, por el contrario, piensa que el único que gana con Cristina jefa de la oposición es Macri, quien polariza apuntando a la corrupción. Los tiempos corren. A fin de año ya deberían estar los candidatos.