Los tres ejes planteados para fortalecer el país

El presidente propuso a los distintos sectores políticos y sociales alcanzar consensos en tres ejes: la “responsabilidad fiscal, la promoción del empleo y el fortalecimiento de la república y la calidad institucional”.

Durante un discurso ante más de un centenar de dirigentes políticos de distintos sectores, gremiales, magistrados, entre otros, Macri llamó a la “responsabilidad fiscal” y al compromiso con "bajar la inflación" para que "nunca más vuelva a ser un instrumento de la política", tras lo cual reclamó generar "más y mejores trabajos", con "reglas claras de juego que fomenten el empleo privado formal".

Como tercer eje de su propuesta, llamó a la búsqueda de acuerdos es entorno del "fortalecimiento de la República" que, entre otros aspectos, genere un "Estado que no esté al servicio de los políticos, los funcionarios ni los gremios sino al servicio de los argentinos".

“Ahora o nunca”: Macri lanzó profundas reformas
JUBILACIONES Y EMPLEO. El Presidente anunció cambios y repartió críticas
Por Luis Mendoza
lmendoza@cronica.com.ar

En un mensaje articulado y conceptual, el presidente Mauricio Macri propuso ayer a toda la dirigencia del país articular consensos básicos para lograr reformas que apunten a combatir la pobreza, generar empleo y alcanzar un mejor estándar institucional. “Es ahora o nunca”, enfatizó.

Como citamos anteriormente, trazó tres ejes centrales para el diálogo sectorial, en primer término la responsabilidad fiscal y la lucha contra la inflación, un segundo capítulo dedicado a los estímulos para favorecer la creación de empleo y finalmente las cuestiones relacionadas con el mejoramiento de la calidad institucional.

El jefe de Estado advirtió en tono dramático que “si no hay consensos básicos no habrá sustentabilidad pública, ni inversiones, ni seguridad jurídica, ni competencia empresaria; no habrá equidad social, ni una salida de la pobreza”. Lo hizo durante el discurso que ocupó 42 minutos y ofreció desde la cúpula del Centro Cultural Kirchner ( CCK), ante líderes de los tres poderes del Estado, gobernadores y representantes empresarios, sindicales y de entidades de la sociedad civil.

Fue su mensaje más largo y combativo desde que asumió la presidencia, casi dos años atrás. El mandatario cuestionó duramente a sus invitados, y exhibió las fallas tanto del Poder Judicial como del Legislativo, así como cuestionamientos al gasto de los gobernadores y los reclamos de los sindicatos.

Si bien planteó como ejes del cambio a la responsabilidad fiscal para achicar el déficit, la generación de empleo y las reformas institucionales en la Justicia y en el sistema electoral, los cambios en el sistema jubilatorio se ubicaron como uno de los vértices de los anuncios presidenciales.

Explicó que se deben eliminar las jubilaciones de privilegio y los regímenes especiales, recordando que “en la Ley de Reparación Histórica, se previó la creación de un consejo para crear un nuevo sistema previsional”.

Aclaró no obstante que “seguirá siendo universal, público y de reparto”, pero pidió que sea “sustentable y justo”. La novedad organizativa pasó por la cobertura periodística, que se desarrolló íntegramente desde la planta baja del ex Correo Central, donde se dispusieron dos pantallas de TV y torres de sonido para seguir el discurso y después participar de la conferencia de prensa que ofreció el jefe de gabinete, Marcos Peña.

Asimismo, se armó un corralito para contener a los trabajadores de prensa y permitir notas periodísticas a algunos invitados cuando se retiraban del lugar. Pasaron por ahí el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, y Héctor Daer, secretario general de la CGT, entre otros.

“Todos deben ceder algo” Macri manifestó que los argentinos “tenemos que avanzar en reformas en donde cada uno ceda un poco, empezando por los que tienen poder. No se trata de sacar o de ajustar, sino de poner para que gane el conjunto, de transformarnos para poder crecer”.

“Reformarse es crecer, y Argentina entró en una etapa de reformismo permanente y no hay que tener miedo a las reformas”, reclamó.

Señaló que “hay que hablar de la responsabilidad fiscal, de la inflación y los impuestos. Esto no es negociable. Hay que reducir la carga tributaria. Debemos diseñar el sistema de impuestos equitativos”. El jefe de Estado pidió “avanzar hacia un esquema de reglas de juego que fomente el empleo privado formal”.

Obsesionado con el gasto público, puntualizó que “no podemos gastar más de lo que recaudamos. Tenemos que seguir bajando la inflación y comprometernos a que la inflación nunca más sea un instrumento de la política”.

También propuso “una nueva relación fiscal entre el gobierno y las provincias” y en ese sentido mencionó que la semana próxima recibirá a los gobernadores para “pensar en soluciones duraderas”.

Sobre el mundo del trabajo, adelantó que el gobierno presentará a los líderes sindicales “algunas iniciativas orientadas a la formalización del trabajo no declarado, crear nuevas formas de contratación, mejorar el equilibrio del trabajo y la vida familiar, combatiendo los excesos en la litigiosidad laboral”.

También propuso discutir sobre el sistema de obras sociales, ya que dijo sobre las 280 existentes, 240 cubren al 30% de los trabajadores y sus familias. Además referenció que en la Argentina hay unas 3.000 organizaciones sindicales y que sólo firman paritarias unas 600.

Empleo público

Puso especial énfasis en señalar que sus propuestas apuntan a “la modernización del Estado, abierto, íntegro, transparente, moderno y democrático”, con jerarquización del empleo público. Para ejemplificar, mencionó que hace poco se enteró que la Biblioteca del Congreso de la Nación tiene 1.700 empleados, cuando antes su planta era de 500 agentes.

“Tiene más empleados que las bibliotecas más grandes del mundo”, se quejó y calificó el hecho como “escandaloso” y “una vergüenza”. Sostuvo que “esas estafas se tienen que terminar” y también hizo referencia a lo que sucede en Legislaturas provinciales, donde algunos parlamentarios “tienen más de 80 empleados”.

También dijo que en el Ministerio Público Fiscal “se contrataron 1.100 personas entre 2012 y 2016” y que “la mayor parte de estas designaciones fueron para cargos de alta jerarquía”. Agregó que “en el Consejo de la Magistratura hay una desproporción similar”.

Pidió mayor “inclusión financiera”

En la tarde del último lunes, el Presidente participó en la apertura del Foro Interamericano de la Microempresa (Foromic 2017). Allí destacó la necesidad de bancarizar y avanzar con la inclusión de los trabajadores en ese camino.

“Durante las últimas décadas nosotros tuvimos crisis y vaivenes en nuestra economía y eso minó la confianza de las familias y sembró el miedo”, afirmó. Y explicó que como resultado de esa situación "hoy somos uno de los países menos bancarizados de América latina, una región de por sí poco bancarizada”.

“Sólo el 50% de los argentinos tiene una cuenta bancaria y la mayoría, se da una particularidad, cobra su sueldo en la cuenta bancaria y retira el 100 por ciento el primer día”, agregó. Indicó que a ello se suma el hecho de que “nuestros jóvenes no tienen suficiente conocimiento sobre ahorro e inversiones. Por eso necesitamos juntarnos y seguir construyendo confianza para que cada vez más argentinos se animen a apostar al futuro”, subrayó.

Hubo palos para todos
CRÍTICAS. El Presidente disparó contra sindicatos, jueces y gobernadores

Con la mirada puesta en el auditorio y los ojos clavados en todos los asistentes al Centro Cultural Kirchner, Mauricio Macri, sin perder su tono dialoguista, apuntó contra varios sectores de la sociedad. El más castigado por el presidente fue el Poder Judicial, al asegurar tiene un “sistema viejo, poco transparente, y contribuye a que la justicia sea más lenta”.

El líder de Cambiemos también fue crítico con la educación en las universidades, ya que la Argentina tiene “una tasa de graduación de las más bajas en la región”. Gobernadores y sindicatos también estuvieron en el blanco de sus palabras. “Necesitamos organizaciones sindicales fuertes y transparentes, que realmente tengan la vocación de representar a los trabajadores”, aseguró. Y del gobierno anterior se quejó: “Ya vimos que no sirvieron los atajos. Ya vimos adónde nos llevan las avivadas”.

Declaraciones

“No puede ser que el horario de atención en los juzgados y en la justicia en general sea hasta las 13.30. No puede ser que durante 45 días esté interrumpido el servicio de justicia”.

“En la Argentina hay 280 obras sociales, de las cuales sólo 40 representan al 70 por ciento de los trabajadores y sus familias”.

* Pido “que las provincias adhieran a la nueva ley de art aprobada este año”.

* “Vamos a seguir combatiendo los excesos en la litigiosidad laboral”
.

* “No puede ser que haya más de 3.000 sindicatos en Argentina, pero sólo 600 fi rmen paritarias anualmente”.

* “Ya vimos adónde nos llevan las avivadas. Queremos acabar con los privilegios que ‘salvan’ a unos pocos, mientras tantos argentinos padecen la pobreza”
.

“Hay casos como el de empleados de ordenanzas, cuya función es servir café o llevar expedientes, y tienen sueldos que llegan a más de 100.000 pesos por mes”.

“En el Ministerio Público fi scal se contrataron 1.100 personas entre 2012 y 2016. La gran mayoría de estas designaciones fueron para cargos de alta jerarquía”.

”Sobre las universidades, en los últimos años la planta de personal docente y no docentes aumentó el 30%, pero la matricula sólo el 13”.

Fuente: