En medio del revuelo político que generó el pedido de desafuero y detención de la senadora nacional Cristina Kirchner, el presidente Mauricio Macri viajó a la ciudad cordobesa de Alta Gracia para pasar el  fin de semana largo junto a la primera dama, Juliana Awada, y la hija de ambos, Antonia.

Tras concluir su agenda de actividades en la Casa Rosada el pasado jueves, el jefe de Estado se trasladó hacia Córdoba con el objetivo de descansar hasta el próximo domingo, cuando retornará para encabezar el acto de apertura de la cumbre de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en el Centro de Convenciones porteño.

El líder del PRO y su familia se hospedará en el country El Potrerillo de Larreta, ubicado en la ciudad de Alta Gracia, lugar en el que ya había estado en diciembre de 2016.

Entre las 170 hectáreas que ocupa el barrio cerrada se destaca un campo de golf de 18 hoyos, por lo que se espera que Macri aproveche para jugar a ese deporte durante el descanso.

El pasado fin de semana largo, en noviembre, el presidente había optado por trasladarse hasta el Complejo Turístico de Chapadmalal aunque debió utilizar parte de su tiempo en seguir de cerca la situación del desaparecido submarino ARA San Juan y reunirse con los familiares de los 44 tripulantes en la Base Naval de Mar del Plata.