Por Roberto Di Sandro
El Decano
71 años en la Casa Rosada
rdisandro@cronica.com.ar

El FMI manda

El Fondo Monetario Internacional ( FMI) aprobó dos definiciones trascendentales: controlar la cotización del dólar y respaldar la convocatoria a todos los sectores políticos, para garantizar la gobernabilidad hasta los comicios de octubre. A pesar de que la información oficial no existió en estos días, los mensajes de Twitter y de WhatsApp del presidente Mauricio Macri a los diferentes sectores estuvieron a la orden del día. Sin duda, el apoyo del FMI motiva la injerencia directa de la devoradora institución crediticia, que tiene una sola idea en su cerebro materialista: evitar por cualquier medio que triunfe la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner en las elecciones y mantener el ajuste.

Como dijo una voz en la Casa Rosada: “No queremos que ella se siente nunca más en el sillón de Rivadavia”. Mientras tanto, se producen tantas entrevistas reservadas y negociaciones de todo tipo en Olivos y en otros lugares, que ya son incontables. Nunca salen a la luz por algún comunicado oficial. Sólo por la tecnología de la computación. Precisamente, Sergio Massa lo dijo el otro día: “Las convocatorias se deben hacer en forma pública y con todos los detalles, no como ahora”. El propio Macri se puso al frente del operativo llamando por teléfono a Roberto Lavagna, Massa, Juan Manuel Urtubey y Miguel Pichetto, para que hagan saber que hay diez puntos neurálgicos a tratar. Las respuestas fueron favorables en algunos casos, pero con agregados y algunas discusiones. También se planteó desde el lado de los convocados que se invite “a todos los líderes de partidos políticos, empresariales mayores y menores (caso pymes), sindicalistas de todo orden y gobernadores”.

Alguien comentó, en tono alto, para que lo escucharan todos: “Dicen que no hay que hablar del pasado, pues entonces escuchen con atención”. Sacó un grabador, puso un casete y estalló la voz de Juan Domingo Perón: “Esto lo arreglamos entre todos o no lo arregla nadie”. Lo dijo hace varias décadas, pero ahora tiene plena vigencia. Y algo más: mostró la foto histórica del abrazo de Perón con Ricardo Balbín, al regreso del exilio del líder justicialista y los encuentros que tuvieron para llegar a un acuerdo que, lamentablemente, no supieron entender o no supimos entender todos los argentinos. No hay que dejar de lado el pasado, como dicen algunos, sino que hay que abrevar de ciertas ideas, porque vuelven a tener vigencia. Tenemos muchas cosas más para exteriorizar ante nuestros lectores. Algunas son exclusivas y otras se suman a diferentes actos cotidianos que, en variadas circunstancias, sorprenden y asombran, porque parecen imposibles, pero se convierten en reales.

“Está en la lista”

Como siempre, nadie informa, pero algún “huequito” informativo obtenemos. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, es un infatigable componedor y negociador que camina por todo el país y va directamente a los domicilios de candidatos y no candidatos.

El Presidente lo tiene como el hombre “bien capacitado”, dijo una voz muy cercana a él, y cuando se le preguntó si Cristina estaría entre los convocados, contestó: “Está en la lista”. Pero de inmediato añadió: “Será el invitado el kirchnerismo a la convocatoria”. Allí surgió el impacto informativo. Dicen que se está estudiando cómo se hará la invitación, especialmente a la ex jefa de Estado, y a la vez la ampliación del conglomerado “que no dejará a nadie afuera”. Otra vez, a esperar.

Radicales quieren a Vidal

Ya se mencionaron los 10 puntos. Crónica los anticipó, incluso a través de sus páginas y por las pantallas de Crónica HD. En todos los medios se aluden a los contenidos. Cada uno dice lo que quiere. Buscan detalles por todos los sectores. Los empresarios, no en su mayoría, pero no existen negativas formales, están a la expectativa. “Quieren ir todos”, se percibió en algunos rincones del empresariado.

La convocatoria, si se concreta, se hará en forma prolija. Uno por entidad y el lugar puede ser Olivos, gobierno o quizás otro edificio, como el Centro Kirchner. “Se está remando”, dijo uno hace pocas horas en la Casa Rosada. Después, claro, todo tipo de especulaciones. Golpeó mucho en el corazón del macrismo algunos conceptos de los radicales que pidieron lisa y llanamente un “paso al costado del Presidente” y eligieron una nueva fórmula con María Eugenia Vidal a la cabeza y un vice radical. Los rostros del Círculo Rojo empalidecieron. En tanto, las opiniones de Jaime Durán Barba -que “no acierta una”- impactaron en lo más profundo del gobierno. Son tomadas en cuenta “hasta cierto punto”. Tampoco las desechan, porque consideran que “en la Argentina en estos tiempos ‘vale todo’”. Sin duda es cierto.

Estados Unidos dio el ok

Para obtener el aval del FMI, a lo que está haciendo el gobierno con el dólar para mantenerlo y parar la inflación, el propio Macri habló directamente con Donald Trump, el mandamás de los Estados Unidos. Horas después, Steven Mnuchin, el secretario del Tesoro de una de las máximas potencias mundiales, dio el sí. Quiere decir -lo sabemos por otras experiencias de una vida de varios años- que el Fondo, otra vez, guía “los destinos de la Argentina”. Así lo cuentan todos, con excepciones lógicas del pensamiento.

Breves y Sabrosas recuerda que en 1948 Perón rechazó toda presencia de la institución “vampira” y no la dejó entrar. Después, los tiempos dieron paso a su arribo con gobiernos, que como el actual, tienen como “punto fijo” al organismo que después nos destruye. Christine Lagarde, la “reina” del Fondo, habló con varios países que no estaban de acuerdo con esta operación del dólar, para que aceptaran darle otra mano a la Argentina.

El periodista-economista y ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, viajó varias veces a Washington y, tras un ir y venir de entrevistas, cristalizó el “afloje” yanqui. Llamó por teléfono con alegría a Macri por “el deber cumplido”. Ahora, el Banco Central puede resolver hasta cierto punto el problema. Se quiere llegar hasta las elecciones con un dólar más o menos estable, o que toque el techo de los 50 pesos, como se quedó en un primer momento. Sin duda, todo muy prendido con alfileres. Mucho significó el temor a Cristina. Estados Unidos no quiere por nada del mundo que la ex presidenta vuelva. Los inversores se asustan, según dicen. De allí el control casi total de todos los movimientos que hace el Banco Central y cómo se maneja la economía argentina. Hay recomendaciones de ajuste que deben mantenerse, inclusive ahora, que podría iniciarse una negociación con los sectores de la sociedad y dando a cambio “alguna aliviada”.

Estos comentarios se suceden sin solución de continuidad en todos los ámbitos oficiales y se reflejan fuera de ese círculo que genera, con toda razón, la reacción popular que no encuentra solución a sus problemas.

Atención, que dentro de los 10 puntos presentados, habrá agregados como éstos: “Suspender todo despido hasta un tiempo prudencial”; un aumento salarial de emergencia para todos los sectores y más aún para los jubilados. Hay otros datos que desconocemos. Antes, por supuesto, tiene que concretarse la convocatoria y esto debe hacerse, según escuchó Crónica “antes de la presentación de la lista”. De allí la celeridad del propio Macri para que esto se consolide “ya”. Veremos, veremos.

Reducir visitas

En su agenda de trabajo, el Presidente tiene - quizás ahora “tenía”- previsto hacer una serie de visitas al interior del país. El propósito, lógico, acercarse a la gente para obtener el respaldo en los próximos comicios.

Ahora las cosas cambiaron para Cambiemos, porque el mandatario está obsesionado con la convocatoria a todos los sectores. Medio acorralado, desea obtener el apoyo para llegar sin problemas a los comicios de octubre. Sin embargo, se marcaron algunas provincias donde quiere llegar. Lo que sí mantiene su propósito de acompañar a la gobernadora bonaerense a diferentes zonas del conurbano. Allí no es muy bien recibido pero, con la presencia de la dama, las cosas cambian. Ambos trazaron caminos de visitas para diferentes jornadas.

Hasta el próximo domingo y no olviden que el miércoles a las 22.30 con Jorge Cicuttin estaremos en Crónica HD. Deseamos que tengan una buena semana.