En lo que será el segundo encuentro en una semana, el Presidente recibirá a los legisladores nacionales de Cambiemos en la quinta de Olivos, tres días antes del discurso que presentará en la Asamblea Legislativa, cuando dejará formalmente inaugurado el año del Congreso Nacional.

El encuentro que se realizará en la quinta presidencial a las 18.30 contará con la presencia de diputados y senadores de la coalición Cambiemos, el jefe de gabinete, Marcos Peña, y otros ministros, y tiene como objetivo analizar la agenda legislativa y la necesidad de buscar consensos con otras fuerzas políticas para el tratamiento de nuevos proyectos.

Si bien las elecciones del año pasado fortalecieron al oficialismo, Cambiemos sigue siendo minoría en ambas cámaras. Tras dejar de lado la alianza con el Frente Renovador de Sergio Massa, se apuesta a un vínculo de mayor cercanía con los gobernadores opositores, que tienen línea directa con Miguel Pichetto, el jefe de la bancada Argentina Federal del Senado, que garantizaría el tratamiento -y aprobación- de las diversas iniciativas que se envíen desde la Casa Rosada.

Sin embargo, el panorama en Diputados no es tan claro. Allí, los mandatarios provinciales pierden el control sobre los legisladores, algo que quedó demostrado en el primer intento de sancionar la reforma previsional, en diciembre pasado. Tras los incidentes del 14 de diciembre, cuando se cayó la sesión, el oficialismo tuvo que recriminar a los mandatarios por esa falta de poder, al tiempo que anunció un bono especial para los jubilados para destrabar la negociación.

Esas dificultades reaparecieron en enero, cuando las sesiones extraordinarias convocadas para debatir la polémica reforma laboral fueron suspendidas, en medio del rechazo de la propia CGT y varios legisladores aliados. Las luces amarillas continuaron tras el mega DNU de reforma del Estado publicado por el Ejecutivo, que cosechó rápido rechazo de todos los sectores por la falta de consenso en normas decisivas.

Ante la posibilidad de una negativa legislativa, el oficialismo lo envió al Congreso en forma de tres proyectos puntuales, que necesitarán amplio consenso para ser aprobados.