El presidente de la Nación, Mauricio Macri, comunicó mediante su cuenta de Twitter, el repudio contra el ataque terrorista que sufrieron dos mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda, dejando 49 muertos y 48 heridos. 

"La Argentina condena enérgicamente los actos de terrorismo en las mezquitas de Christchurch. Nuestras condolencias y solidaridad al gobierno y al pueblo de Nueva Zelanda, a los familiares de las víctimas y a la comunidad islámica frente a este terrible atentado", tuiteó el presidente.

La Cancillería, en un comunicado de prensa, se sumó al repudio. "Hechos de violencia terrorista, como los ocurridos el día de la fecha, son un ataque a la libertad, la convivencia pacífica, la inclusión y el respeto a la diversidad, bases fundamentales de nuestras sociedades democráticas", dice el comunicado.

"El Gobierno argentino reitera su permanente condena al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, sin justificaciones, y continuará trabajando con la comunidad internacional contra este flagelo en el marco del derecho internacional y del respeto al Estado de Derecho y los derechos humanos", concluyó el comunicado del palacio San Martín.

Asimismo se informó que la embajada argentina en Nueva Zelanda se encuentra "desde el primer momento en contacto permanente con las autoridades neozelandesas y la comunidad argentina en Christchurch" y , según la información disponible hasta el momento, no hay ciudadanos argentinos afectados.

El comunicado de la Cancillería.

Los ataques a tiros dentro de dos mezquitas de Nueva Zelanda dejaron 49 muertos y 48 heridos, en lo que la primera ministra calificó como "el día más oscuro" de la historia del país, mientras la policía detuvo a cuatro "extremistas de derecha", uno de los cuales fue acusado de asesinato, y desactivó explosivos a punto de estallar.

"Esto solo puede ser descrito como un ataque terrorista", afirmó la primera ministra, Jacinda Ardern, en una comparecencia emitida en directo desde Wellington, donde confirmó la detención de tres hombres y una mujer que no estaban fichados por las autoridades.