El diputado nacional de Unidad Ciudadana Máximo Kirchner cerró el Encuentro de la Militancia en Cañuelas, provincia de Buenos Aires, donde subrayó que “el 27 de octubre de este año ponemos a la patria otra vez en el camino de la producción, el trabajo y como centro principal de la política al ser humano”. Participaron del encuentro el intendente de Cañuelas Gustavo Arrieta y la jefa de gabinete de ese municipio Marisa Fassi.

La unidad tiene que proponerle a la sociedad un modelo económico diferente. La unidad tiene que tener como eje central la desdolarización de las tarifas de gas y luz que están pagando hoy los argentinos y argentinas", destacó el diputado, a la vez que remarcó: "no puede ser que el presidente dolarice las tarifas a todo su pueblo y pesifique y devalúe el poder adquisitivo de sus trabajadores. Una economía dolarizada para los que más tienen y una economía pesificada para los que menos tienen”.

La Argentina del dólar y la Argentina del peso. La Argentina del dólar con las petroleras, las mineras, las cerealeras, las compañías energéticas y del otro lado una industria desahuciada con sus trabajadores, o las maestras y todos los que la pelean para llegar a fin de mes. Esa es la grieta que se tiene que terminar en Argentina”, sentenció el hijo de la ex presidenta y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner.

Kirchner, hablándole a los presentes.

Kirchner hizo un pedido muy especial a los presentes diciendo que “les pido de corazón que la piba o pibe esté pensando en dejar la universidad o la escuela, que el comerciante que esté pensando en cerrar, que el productor que esté pensando en tirar la toalla no lo haga, porque llega el 27 de octubre y se van". "Hay que aguantar un par de meses, hay que ponerse de pie, recorrer la patria, escuchar a los argentinos y el 27 de octubre de este año ponemos a la Patria otra vez en el camino de la producción. el trabajo y como sujeto principal de la política al ser humano”, remarcó.

Por último, el diputado le envió un mensaje a los pequeños y medianos productores. “Uno lo escuchaba a Gustavo Grobocopatel, un gran cerealero, decir que estaban contento. y que pagaban más impuestos que con el gobierno anterior pero que ahora los trataban bien. Esto nos debe llevar a reflexionar que nunca más tenemos que confundir al pequeño y mediano productor de la argentina con los grandes terratenientes de las cerealeras. Hoy vemos como tratan a los productores de cerdo… o como tratan a los tambos y los funden”.