Luego del escándalo que desatara la insólita actitud del intendente de Moreno, Walter Festa, de haberse ido de vacaciones sin notificárselo al Concejo Deliberante, como debe hacerlo según normativa vigente, fue sancionado este viernes por el cuerpo legislativo con una multa económica. Los ediles decidieron descontarle el 30 por ciento del sueldo al jefe comunal, lo que representa una cifra de alrededor de 100.000 pesos.

Los concejales realizaron una sesión especial en la que se analizaron los pedidos de informes sobre la ausencia de Festa, entre el 26 de diciembre y el 5 de enero pasado, sin pedir autorización a ese cuerpo legislativo.

Como marca el artículo 108 en su inciso 13, el titular del Ejecutivo municipal debería haber notificado al Concejo sobre una licencia mayor a los cinco días, y al cumplirse este plazo el viernes 5 de enero, la administración comunal podría considerarse en estado de acefalía.

El dirigente de Cambiemos en Moreno Aníbal Asseff denunció oportunamente que Festa había salido del país sin autorización del Concejo y hasta llegó a deslizar que "podría ser suspendido en sus funciones". Por lo pronto, el jefe comunal sólo recibió una sanción económica.

Según Asseff, Festa habría salido del país en un vuelo de la empresa AeroMéxico el 26 de diciembre desde el aeropuerto internacional de Ezeiza con destino "hacia algún lugar del Caribe".

El intendente de Moreno regresó anticipadamente del viaje el 5 de enero en medio de críticas en su distrito por haberse ausentado sin autorización. Según fuentes del municipio, Festa y la primera concejala y su reemplazante en caso de ausencia, Cynthia González, están enfrentados por motivos personales y se especula que el intendente no notificó su viaje para evitar dejarla oficialmente en funciones.