El Gobierno prorrogó hasta el 31 de diciembre el decreto de necesidad y urgencia ( DNU) que prohíbe los despidos y suspensiones, en el marco de la emergencia pública en materia sanitaria a causa del coronavirus.

El DNU 413/2021 señala que "los despidos y las suspensiones que se dispongan en violación de lo dispuesto no producirán efecto alguno y se mantendrán vigentes las relaciones laborales existentes y sus condiciones actuales".

La prohibición no será aplicable a las contrataciones celebradas con posterioridad a la entrada en vigencia del decreto 34/19, que declaró la emergencia laboral. Tampoco tendrá validez en el ámbito del Sector Público Nacional.

Quedan asimismo exceptuados y/o exceptuadas de tales prohibiciones, quienes se encuentren comprendidos y/o comprendidas en el régimen legal de trabajo para el personal de la industria de la construcción regulado por la Ley 22.250.

La norma firmada por el presidente Alberto Fernández y todos sus ministros alude a la necesidad de que, en el contexto de la pandemia de coronavirus, "los gobiernos implementen medidas dirigidas a paliar los efectos nocivos en el mundo del trabajo, en particular en lo referido a la conservación de los puestos de labor".

También expresa que la decisión se toma en virtud de la Recomendación 166 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que pide "evitar o limitar en todo lo posible la terminación de la relación de trabajo por motivos económicos, tecnológicos, estructurales o análogos".

El decreto fue dado a conocer apenas 48 horas después de que el Indec registrara una contracción del desempleo en todo el país, que se redujo a 10,2% en el primer trimestre de 2021. En el segundo trimestre del año pasado, en el pico de la pandemia, esa proporción había sido de 13,1%.

Fuente: Télam