@flopa01

Hay consenso entre los economistas en que los próximos meses serán muy duros y difícilmente se observe una mejora. El trimestre que se fue dejó cifras preocupantes para todos los sectores productivos y una inflación por encima de cualquier medición privada, lo que llevó al gobierno a tomar medidas de emergencia para "aliviar" los bolsillos y repuntar el consumo en el área metropolitana. Ahora, se viene el desafío mayor para contener el dólar y no profundizar la recesión: convivir con la desconfianza de los mercados en la previa electoral. En ese marco, se discutirán salarios.

Crónica consultó con los economistas Damián Di Pace, director de Focus Market; Miguel Ángel Boggiano, director de Carta Financiera, y con el analista financiero Christian Buteler sobre la efectividad de los cambios anunciados y los tres coincidieron en que se trata de un plan de contención con resultados transitorios. Dieron a conocer sus estimaciones para la inflación y las paritarias en este segundo trimestre y advierten en que el pronóstico no es alentador para los trabajadores. Sobre el dólar, se mostraron cautelosos, si bien el Banco Central tomó algunas decisiones para evitar saltos bruscos, el riesgo país ronda los 850 puntos y crece la desconfianza en los bonos argentinos.

Qué esperar de la economía en los meses previos a los comicios nacionales dejó de ser un enigma. Para el 2019 se esperaba un clima de alta tensión política que se traduciría en una mayor devaluación de la moneda nacional, pocos en el gobierno aceptaron tras la tormenta financiera y cambiaria del año pasado que a esa certeza se sumarían los demoledores índices del Indec que no hacen más que acumular malas noticias. La recesión alcanzó nivel de crisis y opacó, en los últimos días, a la acostumbrada rosca entre dirigentes en el camino a las urnas.

Tanto es así que ningún candidato con oportunidades, excepto los que forman parte del oficialismo, define en qué espacio competirá y si lo hará solo o acompañado. El panorama económico en los hogares y en las pequeñas, medianas y grandes empresas se ha vuelto prioridad y la oposición goza de tiempo y espacio para negociar la mejor opción para llegar a la Casa Rosada.

El gobierno nacional, por su parte, sigue acumulando encuestas que no lo favorecen. De ahí que los anuncios de esta semana no hayan sido presentados por el presidente Mauricio Macri, cuya imagen intentan preservar en Cambiemos con el afán de pelear la reelección.

Pero mientras el tablero de apuestas para el 12 de junio, fecha de vencimiento del plazo para presentar alianzas nacionales, se modifica constantemente, el macrismo debió dar "el brazo a torcer" y aceptó que "el único camino posible" necesitaba algunas reparaciones de emergencia.

A modo de repaso, lo anunciado esta semana desde Olivos incluyó el acuerdo de precios de 60 productos "esenciales" de la canasta básica para que las empresas los mantengan durante al menos seis meses. Beneficios para el consumo y créditos Anses con tasas al 50%. Cortes de carne a precios accesibles en el Mercado Central.

Si bien el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, aseguró que existe un "acuerdo de caballeros" para sostener esos precios, el Presidente firmaría mañana un decreto de Lealtad Comercial para controlar el cumplimiento e inspeccionar las góndolas. Lo haría tras reunirse en la Rosada con los representantes de las compañías que accedieron al congelamiento de precios.

Como guiño de conformidad con lo pactado, varios supermercados se adelantaron durante el fin de semana y llenaron sus estantes con los productos en cuestión. Una muestra de compromiso con los bolsillos de los asalariados y también de que lo denunciado por varias consultoras privadas dedicadas al consumo podría ser cierto. En la previa al "pacto de caballeros" se profundizó la remarcación de los alimentos que ya en marzo último llegaron al 64% de suba interanual y al 15,8% de variación respecto a diciembre de 2018.

El "Informe de remarcación de precios en abril" elaborado por Focus Market a través de Scanntech (lector de scanner de punto de venta) sobre las primeras dos semanas del mes detalla que la leche sufrió un 10% alza. Le siguen los pañales (8,2%), manteca (7,6%), huevos (5,7%), salchichas (5,7%) y otros.

Otro punto destacado de los anuncios fue la afirmación de que no habrá más aumentos de tarifas. En rigor, el único servicio alcanzado será la electricidad. Ya se aplicó un aumento del 40% pero quedaban otros dos de 4% para más adelante que finalmente no ocurrirán. Como había prometido el Ejecutivo en el verano, los incrementos al transporte público, al agua y al gas se concentraron en la primera parte del año. Esta semana ratificaron que esa promesa se mantendrá al menos hasta octubre.

Con todo, un solo asunto que empezará a definirse en este período del año sí resulta esencial para generar alivio: la recomposición salarial. Aquí los expertos también coincidieron: "Empatar a la inflación en 2019 será todo un logro".

Miguel Ángel Boggiano 
(Director de Carta Financiera)

"Las chances de contenter el dólar son bajas" 

El alivio que se puede conseguir con estas medidas va a ser transitorio pero probablemente genere una sensación de cierta estabilidad. Es un plan de contención y de emergencia con el único objetivo de llegar a las elecciones con chances.

2 En abril vamos a tener otra inflación alta porque este programa de “precios esenciales” fija precios para productos que ya acumularon muchas subas en todo el mes. La medición del mes próximo va estar entre 4% y 5% y recién en mayo podría mejorar, algo que se conocería recién los primeros días de junio.

3 Las paritarias van a depender de lo que pueda acordar cada sector según la situación en la que se encuentre. Como espero un 2019 con una infl ación similar o superior a la de 2018, es difícil pensar que haya una suba del salario real. Difícilmente haya una recomponsición, el valor del salario en términos reales probablemente se mantenga o baje un poco más.

4 Las chances de contener el dólar son bajas, porque acumuló de vuelta una inflación enorme en marzo y lo mismo va a pasar en abril. El dólar es un precio más de la economía, no lo pueden mantener amordazado indefinidamente porque después pasa lo que ya sabemos, termina saliendo catapultado. Además, el gobierno al fi jar el techo de la banda de libre fl otación en $51,50, casi que le está diciendo al mercado que venga a buscarlo a este precio porque antes "no me voy a meter". Ya con enviar el mensaje de que va a esperar a ese techo termina forzando que el dólar se acerque a esos niveles antes de lo previsto, en ese marco me pregunto si se va a mantener lo de "precios esenciales".

5 Los políticos argentinos tienen ganas de hacer cualquier cosa menos lo que se necesita hacer. Para bajar la infl ación se necesita recomponer el balance del Banco Central al cual le sacaron activos (Cristina Kirchner dejó un pagaré que se llama “letras intransferibles del Tesoro”) y hoy tiene una deuda que va creciendo que son las Leliq. Hasta tanto no se termine de encapsular en el Banco Central problemas que en realidad son del Tesoro, no hay manera de contener la infl ación porque la autoridad monetaria no tiene reputación ni credibilidad. Hay que hacer reformas: laboral, previsional y tributaria. Ninguna agradable, pero necesarias.

Damián Di Pace
(Director de Focus Market) 

"En mayo la inflación interanual sería del 60%"

1 Las medidas son de contención más que de alivio. El gobierno intenta contener a los sectores medios y bajos pero ya ocurrió que las familias después no encuentran los productos en góndola y hay faltantes. Respecto de las tarifas de los servicios, lo anunciado no disminuye los aumentos para los residenciales sino que los frena. El peso de los aumentos va a quedar en las industrias y en los comercios que son los que en defi nitiva producen los bienes que consumen los argentinos. El usuario domiciliario terminará pagando indirectamente los aumentos de luz, gas y agua al comprar esos bienes y productos.

2 Todavía se espera una infl ación elevada en abril por la inercia más regulados y para mayo puede ser del 3%. Es decir, estaríamos llegando a una infl ación interanual del 58% al 60%, es una variación enorme para que las familias puedan recomponer el consumo. Además, sigue impactando sobre el resto de los precios que están por fuera de los anuncios de la semana pasada.

3 La recomposición salarial enfrenta una tensión enorme. Sin aumentos salariales ya hay problemas sobre la continuidad del funcionamiento operativo de varias empresas y una situación donde el sector pyme está muy complicado para sostener los puestos de trabajo. Probablemente se llegue a un punto medio en el que se pueda recuperar algo del salario y al mismo tiempo no se siga cayendo el empleo.

4 El dólar continúa sobre la misma volatilidad ya que la desconfi anza en la moneda se mantiene intacta. Además, la elección genera mucha incertidumbre sobre el futuro del liderazgo político en la Argentina.

5 Quien gobierne el país va a tener un doble frente. Primero refinanciar la deuda con el FMI (en 2020 el país necesitará 17.000 millones de dólares y hoy es inviable conseguirlo con el riesgo país que ronda los 850 puntos). Por otro lado, volver a reactivar la producción que hace 9 años que no mejora la actividad de bienes y servicios. Hay que fortalecer el tejido emprendedor para generar empleo genuino y un aliento del consumo inmediato. Y mejorar la balanza comercial con valor agregado a nuestros productos. Debatir una reforma laboral, previsional y tributaria, siendo esta última la más importante con eje en las pymes.

Christian Buteler
(Analista financiero)

"Será un logro si este año los salarios siguen a la inflación"

1 El "alivio al bolsillo" dependerá de lo accesible que estén los productos a la gente, es decir, que efectivamente estén en la góndola. Será crucial que en estos próximos seis meses esos precios se mantengan, si el dólar se mueve no creo que sea posible sostenerlos, si no el productor terminará ajustando por cantidad y se vuelve difícil encontrar esa mercadería. Lo mismo pasa con la carne, se anunció matambre, vacío y asado a $145 en el Mercado Central, pero veo difícil conseguirlos, ni hablar en el interior.

2 Hemos tenido un primer trimestre bastante malo en relación a los precios. Fue superior a la estimación del gobierno e incluso a la de las consultoras privadas. Los anuncios son limitados, sólo para el área metropolitana y para el consumo familiar, así que es probable que los precios sigan ese camino aunque esperemos que no al nivel de los primeros meses del año.

3 La recomposición de los salarios se ve bastante complicada, pero es esencial para que no siga cayendo el consumo. Las empresas buscan también recomponer su pérdida y no volver a tener ingresos por debajo de la inflación en plena recesión. Por eso creo que si en 2019 los salarios al menos siguen a la inflación va a haber sido un logro para los trabajadores.

4 Se van a vender 60 millones de dólares diarios que mandó el FMI de forma constante hasta diciembre y eso ayuda un poco en la oferta. Estamos, además, en el trimestre con mayor ingresos de divisas (del campo, principalmente). Pero también están los inversores y ahorristas que quieran dolarizar sus carteras (algo que suele profundizarse en época electoral) ya que el año pasado quien se mantuvo en pesos perdió mucho y eso también va a influir en la volatilidad cambiaria. El Central tiene una nueva estrategia, se venderán 150 millones de dólares si el dólar supera los $51, que es un monto ínfimo para contenerlo. En ese caso, nos enfrentamos de nuevo a un escenario de suba de tasas y mayor recesión.

5 El próximo gobierno tiene mucha tarea, la primera es sacar a la economía de la recesión y ordenar las variables, fortalecer la moneda. Se viene una carga de vencimientos muy importantes que deberán ser refinanciados y para eso Argentina tiene que volver a los mercados internacionales de crédito.