De regreso en el país tras asistir a la cumbre del G7, el canciller Santiago Cafiero analizó este martes la participación del presidente Alberto Fernández en el encuentro de los países más industrializados del mundo y consideró que fue "la voz de Latinoamérica". Además dio detalles de la reunión mantenida con el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, y el reclamo de soberanía argentina en las Islas Malvinas.

"Destacamos la presencia de la Argentina en la cumbre y la voz del presidente marcando las consecuencias de la pandemia, la pospandemia, el endeudamiento y de la guerra entre Ucrania y Rusia. Alberto Fernández insistió ante los líderes mundiales en la necesidad de buscar la paz. Tenemos que velar por los intereses de los argentinos y argentinas y llevar la voz de los latinoamericanos a estos encuentros internacionales", expresó Cafiero en declaraciones radiales.

El jefe de Estado formó parte de la cumbre del G7, el bloque integrado por EE.UU., Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y Canadá. Lo hizo en calidad de invitado en función de la titularidad pro-témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). El encuentro se llevó a cabo en Baviera, donde Fernández no sólo se vio con Boris Jonhson, sino que también se reunió con el presidente del consejo de Ministros de Italia, Mario Draghi; el primer ministro japonés, Fumio Kishida; y el premier indio, Narendra Modi.

"El Presidente le planteó a Jonhson la importancia de poner sobre la mesa el tema de la soberanía de Malvinas, nuestro territorio esta siendo usurpado. Si bien el primer ministro británico esgrimió el argumento de la autodeterminación como principio, el derecho internacional le da la razón a Argentina frente a lo que sucede en las islas", destacó el canciller. Asimismo, el diplomático explicó que frente a ese planteos, Johnson "se quedó sin argumentos" y "la reunión naufragó".

En una conferencia de prensa realizada en Alemania, Fernández informó que el diálogo bilateral incluyó la temática de la guerra en Ucrania y otras cuestiones, pero que todo intercambio era imposible sin tratar la soberanía argentina en Malvinas. "Jonhson me agradeció la participación en el G7 y escuchó las particularidades de la posición argentina sobre Ucrania. Pero en un momento le dije: 'Quiero ser honesto con usted, es difícil que nos podamos sentar a hablar de otros temas sin sentarnos a hablar de Malvinas'", indicó Fernández.

Al cabo, Cafiero sostuvo que el Presidente utilizó sus intervenciones en el G7 para que "se modifique la estructura internacional" y destacó a los países del mundo "que la paz es urgente". Y concluyó: "La Argentina plantea que los países encuentren la paz y se compromete con lo que está sucediendo en Ucrania, defendemos siempre los derechos humanos, pese a quien le pese. Las guerras preventivas son ilegales e ilegítimas".

 

 

Ver comentarios