Este 30 de junio finaliza el plazo dispuesto por el decreto 886/21, dictado en diciembre del año pasado, que regía la emergencia pública en materia ocupacional. En él se mantenía el criterio conocido como "doble indemnización" que otorga un plus en la compensación a los trabajadores despedidos sin causa de sus empleos.

Al terminar ese período, el gobierno tomó una decisión contundente: el decreto no será prorrogado y el régimen indemnizatorio volverá a ser el habitual previsto en la Ley de Contratos de Trabajo. Así lo confirmó este jueves la vocera presidencial, Gabriela Cerruti.

Para las autoridades, la razón es clara. "Los efectos de la pandemia sobre la población y el todavía incierto panorama acerca de su evolución", que eran citados en esa norma como fundamentos para mantener la emergencia, ya fueron disipados por el avance de las campañas de vacunación y la reducción en la cantidad y letalidad de los casos de coronavirus. El informe del Indec correspondiente al primer trimestre del año, además, marcó un desempleo de sólo 7%, mucho más bajo que el que había un año atrás.

Con ese panorama, las autoridades dieron por finalizado el período de vigencia de esta regla de excepción. "La doble indemnización fue una medida que se tomó de emergencia y que tenía que ver con la crisis provocada con la pandemia. La verdad es que tenemos números de empleo que muestran que el desempleo sigue bajando, que se siguen creando unos 20 mil empleos. Ese crecimiento nos permite considerar que hay una nueva situación en la que lo que tenemos que seguir haciendo es promover la creación de empleo formal y las mejores paritarias”, explicó Cerruti.

En realidad, la duplicación de la indemnización para el cese de la relación laboral sin causa por parte del empleador ya había desaparecido hace varios meses. El DNU de diciembre del año pasado modificó el "esquema de porcentajes de adición de las indemnizaciones debidas que regirán a partir de enero de 2022" y lo estableció en 75% para el primer bimestre del año y 25% entre marzo y junio. Las modificaciones finalizaban este fin de mes y al no prorrogarse la medida, el cálculo se volverá a hacer sin ese agregado.

Si los números sobre cantidad de gente empleada parecen auspiciosos, muy distinto es el panorama en un ítem que está ligado directamente, como los ingresos percibidos por la población. Este miércoles el Indec difundió un informe en el cual marca que en el segmento ocupado de la población, el ingreso promedio llega a los $61.843, muy lejos de los más de 99 mil pesos fijados para determinar la línea de pobreza. La mediana se ubica en  $50 mil, lo que indica que la mitad de los trabajadores ocupados perciben un ingreso inferior a ese valor. Esas cifras, sin embargo, no entraron en el análisis.

Ver comentarios