El juez federal Marcelo Martínez De Giorgi sobreseyó a 25 imputados, entre ellos a María Alejandra Bonafini, hija de Hebe de Bonafini, en la investigación por presuntos delitos en la construcción de viviendas sociales del programa Sueños Compartidos. Paralelamente, en otra resolución, el magistrado dispuso también sobreseer a actuales y ex gobernadores e intendentes de distintas provincias y localidades al concluir que no cometieron delito al firmar los convenios para la ejecución de viviendas que quedaron a cargo de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, según la resolución.

Entre los sobreseídos están Gerardo Zamora, Jorge Capitanich, Maurice Closs, Darío Giustozzi, Miguel Lifschitz, Alejandro Granados y José Benítez. Todos tenían falta de mérito y ahora el magistrado los sobreseyó, porque entendió que "los fondos comprometidos provenían del Estado nacional y desde la Secretaría de Obras Públicas se les requería a las jurisdicciones locales la contratación de la Fundación Madres de Plaza de Mayo como condición excluyente para su asignación", según sostuvo en el fallo.

"Las provincias y los municipios fueron relegados en este aspecto a un rol inerte", agregó a la hora de analizar la "suscripción de los convenios de obras adjudicadas en forma directa a la Fundación, circunstancia que permitió que los (hermanos Sergio y Pablo) Schoklender", como apoderados, "manejaran la suma de 748.719.414,64 de pesos" de los cuales, según la acusación, se habrían desviado "206.438.454,05 de su destino específico".

Ver comentarios