"Es un paso sumamente alentador pero no quita que debamos seguir luchando en el frente del mercado americano, con cuyo gobierno estamos en tratativas”, apuntó el jefe del Palacio San Martín respecto de las gestiones del Gobierno ante las autoridades de Estados Unidos para que reconsideren la imposición de derechos compensatorios de entre 50 y 64 por ciento a las importaciones de biodiésel argentino.

Al respecto, Faurie agregó que, el martes pasado “hubo una reunión entre el representante de la embajada argentina con el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, y hay un camino a seguir pero habrá que afinar mucho las negociaciones entre nosotros y el sector privado, pero estamos bien encaminados”. 

Más temprano, el Ministerio de Relaciones Exteriores indicó en un comunicado que el fallo de la OMC de octubre al que la UE se adecua “determinó la inconsistencia de los derechos anti-dumping definitivos impuestos a las importaciones de biodiesel argentino” y ponderó que la decisión de la UE “es una señal positiva de respeto a las reglas del comercio internacional”.

Hasta 2013 la Argentina fue el principal abastecedor de biodiesel de la Unión Europea y la medida de la UE implicó una alícuota de 24,6% a los biocombustibles argentinos provocó una pérdida de exportaciones equivalente a casi us$ 1.600 millones anuales.

La Cancillería además enfatizó que “el resultado alcanzado hoy es fruto del trabajo conjunto del sector público y privado, nacional y provincial”.

"Se reafirma una vez más la decisión y voluntad de procurar, a través de todos los mecanismos disponibles, el acceso a los mercados internacionales de los productos y servicios argentinos”, concluyó el comunicado.