Un empresario decidió golpear a sillazos a representantes del Sindicato Unido De Trabajadores De La Industria De Aguas Gaseosas (Sutiaga), luego de que los trabajadores hicieran un bloqueo de las puertas de la fábrica, en una manifestación que realizaron en el depósito que está ubicado sobre el kilómetro 1007 de la ruta nacional 11, en Resistencia, Chaco.

El hombre fue identificado como el dueño de “Don Sendo” y tiene a cargo una pyme que distribuye alimentos y bebidas en Chaco. En el video que se hizo viral, puede verse cómo el empresario le propina sillazos a los manifestantes que bloqueaban el paso de sus camiones que transportaban alimentos.

Tras un primer momento de tensión y una dramática pelea, el dueño de “Don Sendo” se enfrentó nuevamente con los manifestantes y decidió tomar él mismo el mando del camión, para sacarlo a la calle y romper el bloqueo, amenazando con pisar a los gremialistas.

Su empresa es una de las más renombradas en lo que respecta a consumo masivo de Resistencia y, según detalla en su página web, es distribuidor del Grupo Peñaflor a nivel nacional y distribuidor exclusivo de Sierra de los Padres en Chaco.

"¡Pasalo por arriba!"

En el video se puede escuchar como uno de los manifestantes le dice al empresario: "Eh, eh, alto loco que tenés". Por su parte, el dueño le grita al chofer de su fábrica: "Pasalo por arriba, pasalo, pasalo por arriba".

“Uno no puede hacer nada, somos una pequeña empresa familiar y tenemos alrededor de 100 familias que dependen de este emprendimiento. Uno necesita salir a hacer su trabajo”, explicó el dueño del lugar, para intentar justificar su accionar.

Además, agregó, en diálogo con TN: “Venimos soportando esto hace tiempo. Para nosotros es una situación muy difícil. Vinieron de un día para el otro y bloquearon sin ningún motivo. Los gastos que venimos soportando, más la pandemia, la situación en general impositiva, sumado a esto, es para nosotros una locura”.

En sus declaraciones a los medios de comunicación, el empresario criticó: “¿Dónde se ha visto que uno tenga que pedir permiso para salir a trabajar?”. “No son empleados nuestros los que cortaron. Les supliqué de rodillas que nos dejaran hacer nuestro trabajo y no se iban”, confesó.

El hombre especificó que los que cortaban el paso “pertenecen a un sindicato que quieren que los empleados se pasen a su gremio”, por lo que contó que había ido a la Justicia, la cual “tuvo que intervenir la jueza y el fiscal”. En ese sentido, subrayó: “Se van y después vuelven. Ahora estamos en una tregua de tres días”.

El momento de tensión entre los gremialistas y el dueño de la distribuidora