El Gobierno bonaerense impulsa un proyecto de "alcohol cero" al volante en las calles y rutas de la Provincia. Por eso resolvió enviar un proyecto a la Legislatura en el que se exigirá un cero absoluto para dar por superados los controles de alcoholemia.

"Debemos modificar la Ley de Tránsito", dijo el ministro de Transporte provincial, Jorge D'Onofrio. El funcionario anticipó que sus equipos técnicos elaboran un proyecto con "la idea de eliminar la especulación de entre 0 y 0,50" gramos de alcohol por litro de sangre.  el objetivo es "generar un cambio cultural" que ayude a bajar la cantidad de accidentes de tránsito.

D'Onofrio sostuvo que la intención es que "el exigido sea un 0 absoluto" y resaltó que no se busca "agravar penas sino generar un cambio cultural" apoyado en que "más del 80% de la población argentina está de acuerdo con esto" y en que en "9 provincias ya se aplica (la tolerancia de) alcohol cero y se bajó la accidentología".

Actualmente, la ley nacional 24.449 establece un tope de 500 miligramos (0,5 gramos) de alcohol por litro de sangre. El máximo se reduce a 200 miligramos (0,2 gramos) en el caso de motocicletas o ciclomotores. Por su cuenta, algunas jurisdicciones establecieron límites aún más bajos. En el transporte de pasajeros y de carga, la prohibición es total.

Cuánto se puede tomar para no dar positivo en el test de alcoholemia

"A todos no gusta tomar algo en una cena, sólo se trata, en ese caso, de volver caminando, en transporte o con un conductor designado", señaló D'Onofrio.

Al respecto, el consenso de los analistas es que si un individuo toma más de dos copas de vino o dos chops de cerveza, corre riesgo de superar el límite de 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre.

Claro que eso es una generalidad, que también depende de la contextura física de la persona, del sexo y de la edad. En la gente mayor, esos límites se alcanzan con mayor facilidad, al igual que en el caso de las mujeres.

También es de importancia el tiempo transcurrido desde el momento de la ingestión de alcohol hasta la realización del test. Un lapso más prolongado da tiempo al cuerpo para metabolizar el líquido ingerido.

Más allá de los límites, la recomendación general es no tomar bebidas alcohólicas si hay que ponerse al volante, ya que entorpecen y hacen más lentos los reflejos del conductor. "El alcohol al volante es una de las dos más importantes causas de accidentes de tránsito con muertos y/o heridos graves", señalan desde la asociación civil Luchemos por la Vida.