Ícono de los 90, Alejandra Pradón supo ser una de las mujeres más lindas y deseadas de la Argentina pero hoy tiene un bajo perfil mediático. Su vida estuvo atravesada por la gran popularidad y éxito que cosechó como vedette, pero también le tocó vivir situaciones realmente dramáticas, que van desde una caída en un balcón de la que se salvó de milagro y una estafa que casi la dejó en la ruina.

Desde muy pequeña, La Pradón aprendió a salir adelante pese a las adversidades. En varias entrevistas que brindó, ella contó que su madre abandonó a su padre, a ella y a sus dos hermanas. "A los 4 años mi mamá nos dejó, mi papá trabajaba todo el día y nos puso en un colegio pupilo”, recordó la actriz. 

“En cuanto pudo nos sacó del colegio de monjas. Al tiempo de estar en el colegio secundario, me pasé a estudiar a la noche para poder ayudar a mi papá y a los 17 años ya estaba viajando por el mundo. Me vinieron a buscar de Venezuela para bailar en los hoteles Sheraton con ‘Juan Carlos y Las Rumberas’", contó de sus comienzos.

Allá por 1984 comenzó su carrera en ascenso al ser protagonista de obras de teatro con grandes como Jorge Corona, Antonio Gasalla, el Negro Álvarez o Tristán, entre otros.

Alejandra Pradón fue una de las mujeres más deseadas de la Argentina.

Además, cautivó la pantalla chica cuando acompañó a Lucho Avilés en Indiscreciones, y participó Peor es nada, El Mundo, Rompe PortonesVideomatch y mucho más. Y fue tapa de importantes revistas y mantuvo amistades y romances con importantes figuras.

"Me gusta mucho estar en pareja, compartir, pero ningún hombre entendió mi profesión, reconoció Pradón. Y explicó: "Se les hace difícil a todos mi trabajo. Primero te dicen que te apoyan y después quieren que dejes tu carrera. Todos me quisieron cambiar, que cambiara mi vida por ellos y eso jamás lo acepté. No hubiera dejado mi carrera por nadie, ni por un hijo".

En su carrera, la rubia que hoy tiene 55 años conquistó a reconocidos hombres del ambiente como Alejandro FantinoMarcelo TinelliGuillermo Coppola y Carlos Saúl Menem. Sobre el ex presidente, contó: “Carlos quería conocerme. Se fue dando naturalmente. Nunca hubiese podido ser Primera Dama, tengo un espíritu muy libre y no hubiese aguantado ese rol".

Pradón cautivó a la pantalla chica.

Una caída que destapó una trama de violencia

En marzo de 2004, cuando tenía 37 años, Alejandra protagonizó un terrible episodio del que salió viva de milagro.

Después de discutir con novio Fabrizio Lallana, la vedette cayó de un balcón del séptimo piso y sufrió fracturas y politraumatismos, por lo que fue operada de la cadera. Al conocerse el hecho también tomó relevancia que Alejandra era víctima de violencia de género por parte de su pareja. "Peleábamos porque no trabajaba, me volvía loca de celos", detalló ella.

La rubia junto a Guillermo Coppola.

Muchas hipótesis se elaboraron en ese momento sobre el milagro que salvó a La Pradón. Al caer sobre unos árboles, eso impidió que cayera directamente sobre el piso. Ella brindó otra explicación: "Mi cola me salvó. Al tener 7 centímetros de músculos, es lo que me amortiguó”.

"Pasé infinitas transfusiones, casi dos meses en terapia sin poderme operar. Hasta la extremaunción me dieron. Vino un sacerdote porque no creían que iba a sobrevivir. Meses en cama, en silla de ruedas, 7 meses sin poder pararme”, rememoró sobre ese terrible momento.

"Fui estafada por confianzuda"

En 2019, Alejandra particioó del programa ¿Quién quiere ser millonario? en el que se llevó 300 mil pesos, que iba a utilizar para pagar las deudas que tenía tras ser víctima de una estafa.

“Me pasó de confianzuda. Es la primera vez que lo voy a contar, no lo había hablado porque con el estudio de Fernando Burlando ya fui ante el juez. Cuando me enteré me cayó como un balde de agua fría y me desmayé. No es de mi familia, es una persona que realmente consideré. Es un amigo al que encima le iba a regalar la casa de mi papá, que falleció, y había quedado ahí, en el oeste”, contó.

En ese sentido, explicó: “Viste que en Actores Argentinos te pagan cada tres o cuatro meses. En un momento empezó a ver que yo iba en una semana a dos o tres programas y me decía ‘yo te acompaño’, todo para firmar los papeles para la casa. El tema es que están averiguando, y no puedo decir más que esto, qué cantidad de personas están en esta estafa, porque no puede ser que compren tantos packs de cosas…”.

“Compraban cosas a mi nombre con el código QR. Pasaban dos, tres meses, estaba todo bien y de repente me aumentaron los débitos. Se lo dije al juez: me llegaban cosas a la cuenta que yo no sabía… Yo no soy millonaria”, aseguró. 

De esta manera, con el correr de los meses la deuda se acumuló: “Me dijo Burlando que son tan delincuentes que en la casa que les iba a dar tenían mi CUIT. Me han robado datos”.

En la actualidad, la vedette tiene un perfil bajo, aunque suele subir fotos en sus redes sociales en el que ostenta su belleza, así como otras imágenes con amigos y familia, frases y de sus mejores momentos como figura de los medios.