Los habitantes de Córdoba permanecían conmocionados este viernes tras conocerse una denuncia sobre el fallecimiento de diez bebés entre mayo y junio en el Hospital Materno Neonatal "Ministro Dr. Ramón Carrillo", ubicado en la capital provincial. Si bien quien reveló el hecho mencionó una decena, en las últimas horas el fiscal Gustavo Garzón, a cargo de la investigación, aclaró que hay cinco casos "sospechosos".

Además, reveló que los recién nacidos tenían extraños "pinchazos" en los pies. En la causa, dijo el funcionario judicial, se manejan las hipótesis de "mala praxis, homicidio y negligencia".

El ministro de Salud provincial, Diego Cardozo, por su parte, decidió apartar de sus cargos a la directora y a la subdirectora del centro médico, además de otros 21 profesionales, hasta tanto esclarezcan su situación.

La abuela de una de las presuntas víctimas, Romina Ceja, en tanto, habló con medios locales sobre lo que ocurrió con su nieta. La mujer fue también quien realizó la primera denuncia pública sobre el hecho. "Nos quitaron un ángel, y la pieza donde iba a dormir sigue vacía y cerrada, dijo acongojada.

 

La mujer relató como sólo en un día pasó de la alegría extrema a un profundo dolor. “Tipo 4 de la mañana nos avisan que había nacido una hermosa bebé”, relató la mujer. Todavía no habían pasado ni 24 horas cuando todo cambió. En la madrugada del 7 de junio último, recibió una noticia desgarradora.

Pero se la transmitieron en cuatagotas. “Nos dijeron que le había dado dos paros cardiorrespiratorios; no sabían decirnos qué pasó ni explicarnos”, rememoró Ceja. Aunque después supieron que su nieta había muerto. El deceso se produjo a las 22.45 del 6 de junio, unas seis horas antes de que ellas fueran notificadas.

Pero, desde el principio, la mujer había notado anomalías. “La beba tenía manchas rojas en su cara y una perforación al lado de la nariz. A mi hija le dijeron que era algo normal del trabajo de parto y que iban a desaparecer con el correr de las horas”, contó Ceja.

La mujer, además, avisó a las enfermeras que su nieta tenía las manos frías y que no quería tomar la teta. Tres horas más tarde, ya ni siquiera podían despertarla. “La revisaron a la bebé y se la llevaron. Antes de hacerlo, nos habían asegurado que la situación era normal”, se quejó por último. 

Los bebés que fallecieron estaba en la sala común del hospital.

¿Cómo sigue la investigación?

La investigación judicial comenzó por la denuncia de un particular que no está vinculado con las familias afectadas. 

En conferencia de prensa, el fiscal a cargo de la pesquisa dijo en las últimas horas que intenta dilucidar si se trató de "mala práxis" o de una acción intencional sobre los recién nacidos que se encontraban en la sala común del hospital entre mayo y junio.

 

El funcionario judicial no descartó la hipótesis de vacunas vencidas o medicamentos asociados a las muertes. Y reveló que algunos recién nacidos presentaban "pinchazos" en los pies.

Por este motivo, este viernes se evaluaba la posible aplicación de potasio como la causa de los decesos, aunque se esperaba en análisis de las autopsias, historias clínicas e informes histopatológicos sobre tejidos preservados. "Se investiga a todo el universo de personal médico que tuvo contacto con estos casos", afirmó.

En paralelo, la investigación administrativa del Ministerio de Salud de Córdoba activó el apartamiento de 23 profesionales del Neonatal, entre quienes se encuentran la directora y la subdirectora del establecimiento sanitario.

Ver comentarios