La productividad es una gran cura para el aburrimiento, pero pocas veces la vemos aplicada como lo hizo Abril Tolentino. La joven santafesina vive en Villa Mugueta, una pequeña localidad agrícola que hoy la reconoce como "la productora agropecuaria más importante del pueblo" gracias a su impresionante emprendimiento avicultor.

"Todo empezó en la pandemia", relató Abril a Bichos de campo. "Se me ocurrió a mí que quería criar gallinas y me dijeron que sí. Primero habíamos comprado 10, luego 20, en el medio hicimos calabazas y con la plata que juntamos compramos otras 30, y bueno… Empecé así. Ahora tengo 800 gallinas", resumió al portal la niña de 14 años.

Así nace MEVA, una modesta empresa nombrada con las iniciales de su hermano menor, padre, madre y el suyo propio. Pero MEVA no permaneció modesta por mucho tiempo: con el apoyo de su familia, amigos y vecinos, el emprendimiento observó un crecimiento exponencial raramente visto en esta zona de chacareros.

A pesar de la ayuda, no todo fue cuesta arriba. La crisis económica que trajo la pandemia del coronavirus golpeó al campo a lo largo del país, con efectos que llegaron a afectar al pequeño nuevo negocio. Con el precio del maíz, el principal insumo de los avicultores, aumentando en un 100% durante 2020, Abril tuvo que recurrir a los subsidios (en este caso, de sus padres) para poder alimentar al creciente número de gallinas.

Huevos de gallinas felices

Los huevos de gallinas felices que vende Abril Tolentino vienen en diferentes colores, pesos y tamaños. (Instagram: @gallinas_felices_meva)

Con una cerciente conciencia social sobre la ética del consumo, los argentinos empezaron a encontrar más y más la etiqueta de "gallinas felices" pegada a los maples de huevos. ¿Qué hace a estas gallinas felices? Se trata de una forma orgánica de crianza: a estas gallinas se les permite pastorear en libertad, en una granja o en un corral amplio, y los productores se limitan a recojer los huevos que depositan naturalmente siguiendo su ciclo.

A diferencia de los huevos de criadero que encontramos en los supermercados, los huevos de gallinas felices muestran un tamaño, color y sabor más abundante y atractivo; algunos productores hasta aseguran que ofrecen mayor valor nutricional. Si bien en el AMBA los huevos de estas gallinas felices suelen ofrecerse a precios no del todo accesible, la empresa de Abril resalta por su precio de oferta: $300 pesos el maple.

La joven emprendedora acompaña la producción de los huevos desde su inicio: alimentando a sus gallinas en el pequeño gallinero de su campo familiar y pesando los huevos que recolecta uno por uno para limpiarlos y separarlos por tamaño. El cariño se siente hasta en el empaquetado, firme pero cuidadoso para preservar los huevos que la niña etiqueta con sellos de caritas sonrientes.

Con la primavera asomando, la familia Tolentino espera un aumento en el ritmo de la granja y la venta de sus huevos, que ya comenzó a dejar el nido de Villa Mugueta: además de los amigos y vecinos que compran la mercancía, la joven recibió encargos de la provincia de Rosario. Esto parece solo el comienzo.

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos