Hay sitios que marcaron la historia de Argentina y Vuelta de Obligado es uno de ellos. Debido a su valor nacional en estos últimos años, la municipalidad puso en marcha, muchas reformas que embellecieron el paisaje. Actualmente, este paraje cuenta con decenas de actividades para hacer en familia y con amigos. Como si fuera poco, queda a muy pocos kilómetros de Capital Federal

En el partido de San Pedro y a unos 20 kilómetros de la ciudad cabecera, se alza sobre el Río Paraná este bello paraje. Llegar a él es muy fácil y rápido. Desde Ciudad de Buenos Aires son 199 kilómetros y se debe tomar la Panamericana o Ruta Nacional 9 hasta la rotonda de Gobernador Castro, desde ahí se debe empalmar con la calle de acceso del lugar. 

A pesar de ser poco conocido, tuvo un papel muy importante en los primeros años de vida de nuestro país. El nombre de este sitio deriva de una batalla fundamental que se dio en 1845, cuando las fuerzas de la Confederación Argentina defendieron por primera vez la soberanía nacional tras la independencia. En ese momento,  Juan Manuel de Rosas y su gente, luchó contra un escuadrón anglo-frances. Este hito histórico estuvo marcado por las cadenas que colocó el bando argentino a lo largo de las orillas del río para que los extranjeros no ingresen a las playas. 
Durante muchos años este punto estuvo olvidado por distintos motivos, pero desde que se declaró el feriado nacional del 20 de noviembre la zona está en constante crecimiento. En estos últimos años, el municipio de San Pedro incentivó el turismo local dentro de la región y ahora abre las puertas para los visitantes de todo el país que quieran conocer más. 
Su monumento principal está hecho con las cadenas que se utilizaron en la batalla. 
En cuanto uno llega a Vuelta de Obligado se encuentra con el  puente y el arroyo "Los Cueros". Al rededor de esa área, hay una serie de  pintorescos complejos de cabañas para todos los gustos, con distintas comodidades y a precios accesibles. Al finalizar la calle, se encuentra la zona histórica del pueblo, donde se ubican las antiguas casas de ladrillo a la vista, la única escuela y la plaza principal. 
La gastronomía del lugar cumple con las características de las comidas del litoral. Los restaurantes ofrecen clásicas picadas, degustaciones del mejor pescado de río, el cual es fresco. También, se destaca el postre típico del partido "Las ensaimadas", una fina masa rellena de dulce de leche o crema pastelera con una lluvia de azúcar impalpable por encima. 
Las caballas están rodeadas con un paisaje rural  y el Río Paraná 

Al llegar a la orilla del río, se encuentra la playa pública. Este espacio cuenta con canchas de fútbol, vóley, paseo de artesanos y otros atractivos. Otro gran atractivo son sus barrancas, desde los miradores se pueden ver los mejores atardeceres de Buenos Aires

Este año se sumó un nuevo tipo de turismo, el cual es muy consumido a nivel nacional. El estudio y observación del cielo de Vuelta de Obligado. Esto no solo se da de noche en las playas, sino que también se practica en la Reserva Natural, que cuenta con un bosque central que contiene especies de árboles únicas del norte de la provincia. 

Uno de los miradores de la Reserva Natural.